Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


Ñanemitãrõ guare (purahéi)

Cuando éramos niños (canción)

Ñe'ẽpoty: Crispiniano Martínez González
Pumbasy: Demetrio Aguilar
(Letra)
(Música)
   
Ymámi pako ñande jaha va'erã kañyhápe
amo taruma'i guýpe, ñamopotĩ verapa,
jaguapy ha ñaha'ã tikichuéla ku vy'ápe,
ñande sýgui ñemihápe, asajekue oke aja.
¿Verdad que hace tiempo ibamos a escondidas
a la sombra de aquel olivo, a limpiarlo hasta brillar,
nos sentábamos y jugábamos tiquichuela[1] con alegría,
a escondidas de nuestras madres, mientras dormían de siesta?.
   
Térã jahámi jaike yva reka ka'aguýpe
jaiko jaipo'o ty'áipe, apepu ha guavira,
nde ao ruguy renyhẽ reru va'erã torypápe
ha che ku mburukujápe nde áva ambo'yvotypa.
O bien íbamos al bosque en búsqueda de frutas,
recogiendo con un gancho, naranjas y guavirás,[2]
lleno al extremo de tu falda solías traer muy alegre,
y con flores de pasionaria yo adornaba tu cabellera.
   
Ko'ẽ ha jaiko mokõive pe kokuerére,
oñokuãre kõinguemíicha, jajuayhu porã asyete,
ñanandypemi jaike ku tape karẽ sa'ire,
ha umi kaysa ruguáre ñahendu guyra ñe'ẽ.
Amanecía y andábamos ambos por el ex-sembradío,
con los dedos juntos como mellizos, nos queríamos tanto,
entrábamos al yuyal por los caminitos ondulados,
y al fondo de esos arbustos oíamos canto de pájaros.
   
Oimévaje ako ykua akóinte iporã hekópe,
jaha hague mbyry'áire, ka'arukue jajahu,
pe ýpe jajohypýi, jajoapi yvyku'ípe,
ha upégui ku piro'ýpe, pytũmbypávo jaju.
Cuentan que aquel manantial está bello como siempre,
adonde íbamos por el calor, a bañarnos por las tardes,
en el agua nos salpicábamos, nos lanzábamos arena,
y de ahí bien refrescados, veníamos al anochecer.
   
Ñasaindýrõ pyhare, ñasémi pe nde rokáre
kapi'i rovyũme ñande ñañombojaru,
ha upérõmi ñañandu hakuvy ñane ñe'ãme,
kunu'ũ porã apytépe, ikirirĩva mborayhu.
En noches de luna clara, salíamos fuera de tu casa,
en el verdoso pasto jugábamos nosotros,
y era cuando sentíamos leve ardor en nuestros pechos,
en medio del buen cariño, el silencioso amor.
   
Ko'áĝaramo ĝuarã che képemante rejúva,
che moirũmívo
Florencia, ndavy'áigui che añoite,
ha upégui ku apáy rire, che py'a hory asýva,
che mandu'áramo aína ñane mitãrõ guare.
Por estos tiempos sólo en mis sueños sueles venir,
a acompañarme Florencia, en mi triste soledad,
por eso cuando despierto, mi alma se siente alegre,
al estar recordando de cuando éramos niños.
 

Obs.: La traducción al español, que es literal por cada verso, se brinda con fines exclusivamente didácticos, sin pretensiones poéticas.

[1] La "tiquichuela" es un juego de canicas, que los niños lo prefieren hacer con cocos sudamericanos (pequeños, de unos 2 cm de diámetro), más livianas que las bolitas de cristal.
El juego consiste en lanzar al aire, hacia arriba, cierta cantidad de canicas, mientras se toma del suelo otra cantidad, y luego se recoge las lanzadas antes que éstas toquen el suelo. Las reglas del juego se van complicando con el aumento de la cantidad de canicas lanzadas y a recoger, hasta que alguna ocasión no puedan ser recogidas todas las lanzadas, o se haya tomado del suelo una cantidad errónea, siendo así el turno de otro jugador.
Es un juego tradicionalmente más bien de niñas que de varones.

[2] La fruta madura del guavirá es amarilla, de 1,5 a 3,0 cm de diámetro. Es agridulce, pero sabrosa para algunos gustos.

Traducido al español por Manuel F. Fernández - © www.guaranirenda.com - 2003

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]