Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


Óga okára (temimombe'u)

Casa campestre (cuento)

Haihára: Basiliano Caballero Irala (Autor)

 

   Oime mombyry, amoite ore távape, oga'i ra'ymi, iporã ha ipiro'y asýva, oma'ẽva kuarahy resẽ rehe, ha opu'ãva yvyty ra'ymi yke rehe, henyhẽmbáva tajy piruru potýgui.    Hay lejos, allá en nuestro pueblo, una pequeña casita, hermosa y muy fresca, que mira al este, que se levanta cerca de un cerrito, llena de lapachos florecidos.
   Aĝuiete ichugui ojapajeréi yvyku'i sa'yju asy ári, ha oheréi ohasa kuévo amambái mirĩ mimi rogue, peteĩ y akã hesatĩ rovy asýva, oñeñuãmbáva ka'aguy potýgui ha hembe'y mokõive rehe opurahéi joáva guyra'i opaichagua, otimbóva eirarúa, ha isarakíva ákotyo, pékotyo, panambi hovy, pytã, sa'yju, ha iparáva ombohorýva ñande resa iporãnguégui.    Cerca de ella zarandea por sobre la arena amarillenta, y que al pasar roza hojas de culantrillos, un arroyito cristalino azulado, cubierto por flores silvestres y que a ambos lados cantan todo tipo de pajarillos, abejas zumbantes, y bailotean por aquí, por allá, mariposas azules, rojas, amarillas, y moteadas que embelesan nuestra vista por su belleza.
   Ijere rehe iñasãi arasape ha arasa'i, ha hyakuãvurei aratikuguasu ñahetũva mombyry guive.    A su alrededor se esparcen guayabos y guayabitos, y fragantes frutos silvestres que se huelen desde lejos.
   Ojepyso henondépe ñu tenyhẽmbáva kapi'i pytã ha mburukuja potýgui, ha ku mymba ógaicha, ñane ruvaitĩva jaikóramo upérupi, teju, apere'a ha tapiti ijape vera asýva.    En frente se extiende un campo cubierto de flores de gramilla y pasionarias, y como animales domesticados, vienen al encuentro cuando andamos por ahí, conejos y liebres de suave pelaje. 
   Ikorapýpe osapukái ha okokore joa ryguasu opaichagua, tuicháva ha michĩva, hũ ha morotĩva, ndijavýi ku ñande pópe ñamoĩ va'ekue, hysýi ojoapykuéri. Ojekuaa pakova ha apeputy iñapesãmbáva yva sa'yju asýgui.    En su patio gritan y cacarean todo tipos de gallinas, grandes y pequeñas, negras y blancas, iguales cuando en las manos las teníamos, desfilan una tras otra. Se ven bananales y naranjales con ramilletes de frutas bien amarillas.
   Pe oga'i ra'ymi ahechaukáva aína peẽmeku ha'e peteĩ chokokue johéi pyre rembiapokue. Hembirekomi ha ta'ýra kuéra ndive oha'ãmbaite va'ekue omoporã porãve haĝua ichupe, ani haĝua hesarái, mba'eve árape, oje'oipáramo jepe mombyry hikuái, pe imborayhúgui omokunu'ũ ypy va'ekue ichupekuéra, mombyry, amoite yvyty pa'ũ hovyũmi ypýpe.    Esa casita que os estoy mostrando es el humilde trabajo de un campesino. Con su esposa e hijos se había esforzado para enbellecerla cada vez más, para que no olviden, en ningún momento, a pesar de que ellos estuvieran lejos, que con amor recibieron sus primeros cariños, lejos, allá cerca del valle verdoso.
 
Fuente: [CIB1:39]. Traducido al español por Manuel F. Fernández - © www.guaranirenda.com - 2004

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]