Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


Kiri kiri (mombe'urã)

Cri-cri (cuento)

(Haihára) Autor: Miguel Martin Merino
   
   Oĩje kuri upe kyju kapi'ipépe peteĩ ka'ajuky guýpe, oguerekohápe ikuarami. Ha kuarahy oĩ haguérema yvate, omoñepyrũ ipurahéi: "Kiri kiri" "kiri kiri".    Estaba aquel grillo en el pasto debajo de una planta de llantén, donde tenía su hura. Y como el sol estaba ya alto, comenzó su canción: "Cri-cri" "Cri-cri".
   Hákatu ndikatúi oikopa, Hoséchu, peteĩ umi kuimba'e kuéragui, oipyso haguére ijaripakao, karupyharegua, kyju kuára juru ariete. Ha "kiri", "kiri", ho'u kuri hína peteĩ togue kyrỹi, ikarupyhare.    Pero no pudo llegar a terminar, porque Josechu, uno de los arrieros, extendió su manta, de cenar, sobre la entrada de la hura. Y el "cri", "cri", estaba comiendo una hoja tierna, que era su cena.
   Iñakã ári rupi, ohecha ha ojapysakáre, ohendu kuimba'e kuérape oñe'ẽ ha oñe'ẽapi. Osyryry, kapi'ipére, ikatuháicha, ha oñepyrũ opurahéi. Upéi okirirĩ. Uperiremi, otopa peteĩ tahýi rape'i ha oipykúi upéva.    Por encima de su cabeza, que toda era ojos y oídos, oía a los arrieros hablar y discutir. Se deslizó, por entre la hierba, como pudo, y comenzó a cantar. Luego se calló. Enseguida, encontró un caminito de hormigas y se fue por él.
   Ndohejaséi ikuára ha'eño, oñongatuhápe mayma imba'e kuéra. Oñongatu va'ekue, ára ro'ysãme ĝuarã.     No quería dejar sola su hura, donde guardaba todas sus cosas. Y sus ahorros, para el invierno.
   Onohẽ sapy'a umi karia'y hembi'u ha isapatu kuéra, ha oñemoĩ okaru haĝuáicha.    Por fin los arrieros sacaron sus bocadillos y la bota, y se dispusieron a cenar.
   Kyju "Kiri", "kiri", ho'upa avei upe hogue, ha oike ikuárape, ovy'ahápe.    El grillo "Cri", "cri", acabó también su hoja tierna, y se metió en la hura, donde se encontró a gusto.
   Ha oñepyrũ opurahéi. Hoséchu ohendu ichupe karu rire guarãicharamo! ha ohecha oga'i kuára oĩha ijaripakao guýpe. Ohenói hymba jagua peteĩme ha pe jagua oñepyrũ tuicha oñarõ, oimo'ãre oñeme'ẽtaha ichupe tembi'u.    Y comenzó a cantar. Como si fuera ¡para el postre! Josechu le oyó y vio que la hura estaba debajo de su manta. Llamó a uno de los perros y éste comenzó a ladrar desaforadamente, pensando que le iban a regalar comida.
   Ndaupéichai, ha Hoséchu opu'ã ha ohupi pe aripakao. Ou ambue jagua kuéra ha oñarõ avei, ojoyvýpe.    No fue así, sino que Josechu se levantó y recogió la manta. Vinieron los demás perros y ladraron también, a coro.
   Kyju oñemondýi. Osẽ ha oñani. Oho tahýi kuéra rape'íre, okañy kañy ñana pa'ũme, ojaturuhápe ha okirirĩ. Jagua kuéra nohetũi ichupe. Ha upépe opyta pyhare pukukue.    El grillo se asustó. Salió y corrió. Por el sendero de las hormigas, ocultándose entre la hierba, donde se acurrucó y calló. Los perros no llegaron a olerle. Y se quedó allí toda la noche.
   Ko'ẽ nguévo, ikatúma ojevy ikuárape. Hákatu osẽvo kuarahy, "Kiri", "kiri", ojupi kuri peteĩ ukalíto ru'ãme ha upe tenda guive, opurahéi joyvy ñakyrã ndive. Ha opurahéi, opurahéi asaje ohasa rire peve.    Al amanecer, ya pudo regresar a la hura. Pero cuando salió el sol, "Cri", "cri", había subido a lo alto de la copa de un eucalipto y desde allí, hizo un coro con las cigarras. Y cantó, cantó hasta después de la siesta.
   Karia'y ha jagua kuéra, ndaiporivéima. Ha ára yvy perõ ári, ha'ete ku oñemopini va'ekue.    Los arrieros y los perros, ya no estaban. Y la línea del páramo, parecía que la habían pintado.
   Kuarahy nipo ra'e, okañývama hína.    Pero era el sol, que se estaba poniendo.
 
Fuente:[MMM1:9]. Traducido al guaraní por Manuel F. Fernández - © www.guaranirenda.com - 2004

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]