Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


UE aprueba uso del catalán, del gallego y del euskera

Barcelona, 14 de junio de 2005

La Unión Europea aprueba la utilización del catalán, el gallego y el euskera en el Parlamento Europeo, en el Comité de las Regiones, y en el Consejo de Ministros europeo

Maitei:

La defensa y la promoción de una lengua, el paraguaiñe'ẽ en, se hace de muchas formas:

  • Hablándola
  • Escribiéndola
  • Estudiándola
  • Usándola (en al vida económica, social, adminsitrativa, política...)

Pero también se hace situándola en relación con otras lenguas. Comparando su situación con la de otras lenguas de características parecidas. Aprendiendo. Aprendiendo a reivindicar.

Ayer pasó algo en Europa, en la Unión Europea, que no debería pasar desapercibido en Paraguái. No para las personas genuina y sinceramente interesadas en el futuro del paraguaiñe'ẽ.

Ayer la Unión Europea aceptó que el irlandés fuese lengua oficial y de trabajo, un condición que no tenía. No la tenía porque Irlanda no lo solicitó cuando entró (1973), en lo que hoy es la Unión Europea. Como saben, sólo 1 millón de los irlandeses, sobre unos 4 millones, dicen hablar irlandés, pero en realidad sólo entre 80.000 y 250.000 personas lo usan en su vida cotidiana. En su día Irlanda no solicitó que el irlandés fuese lengua de trabajo y ahora no solicitará la traducción de unas 38.000 páginas, y se conformará con la traducción de una 2.000 páginas (leyes y disposiciones aprobadas). Puede parecer poco pero es mucho, Mucho más de lo que tiene el paraguaiñe'ẽ en su propio país y marca una tendencia...

Pero ayer sucedió algo más en la Unión Europea; los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea acordaron para el catalán (o catalán/valenciano pues en Valencia se denomina popularmente valenciano), el vasco y el gallego un mínimo reconocimiento legal. Algo insólito para unas lenguas que todavía no son oficiales para la administración central española (para entendernos, hoy un ciudadano vasco no puede telefonear al Ministerio de Sanidad en Madrid y ser atendido en euskera... pero llegará, seguro). Algo insólito para unas lenguas que no son lenguas de un estado independiente (la oficialidad del catalán en Andorra es "poco relevante").

Para el catalán, el gallego y el vasco se consiguió:

  1. Se podrá usar oralmente, en las instituciones europeas, solicitándolo con antelación.

  2. Los ciudadanos podrán usar el catalán, el gallego y el vasco para dirigirse, por escrito, a las instituciones europeas... aunque no de forma directa. Será a través de una oficina que traducirá el texto (y la respuesta) a una de las 21 lenguas oficiales / de una de las 21 lenguas oficiales.

  3. Se traducirán al catalán, el gallego y el vasco leyes y otras textos legales, aunque prevaldrá la versión en castellano.

Me gustaría decirles que esto es mucho... y en realidad es muy poco. Poquísimo. Mucho menos de lo que se pedía: ser lenguas oficiales y lenguas de trabajo. Pero es un primer paso hacia la plena oficialidad del catalán, el vasco y el gallego en las instituciones europeas. Puede que el camino dure veinte años más, pero ya nadie detendrá el progreso... Además, habiendo visto las sociedades catalana, vasca y gallega que el problema es el Gobierno español (que funciona únicamente en castellano), las demandas de un modelo multilingüe para España arreciarán.

Miren qué piden a los reyes de España: http://www.om-plural.org/mocions/mo-mp-CT-cas.doc

Les adjunto recortes de diarios:

  • EL PERIÓDICO DE CATALUNYA - Cataluña
  • EL PAÍS - Estado
  • DEIA - País Vasco
  • ABC - Madrid, Sevilla (Estado)

Léanlos y saquen sus propias conclusiones. Son visiones plurales. Sólo decir que ABC, diario de derechas muy señalado por propagar el más profundo odio contra lo catalán y contra lo vasco, utiliza el argumento del coste económico. Es pura demagogia. Cataluña es una comunidad autónoma contribuyente neta a la economía española en un grado superlativo. En el contexto español, 1,5 millones de euros es nada.

Y para terminar, dos reflexiones finales.

Primera. Los vascos, los gallegos, los catalanes, los valencianos y los baleares van a proteger sus lenguas (euskera, gallego y catalán/valenciano), y las van a enseñar y exigir a nacionales y extranjeros. ¿Qué hacen los paraguayos con y para el paraguaiñe'ẽ?.

Segunda. Hoy he estado escuchando Radio Ñanduti y Radio Primero de Marzo para ver si se trataba el tema del reconocimiento del catalán, el gallego y el euskera en la Unión Europea. Nada. Ni una palabra. Corríjanme si me confundo. Para mí, en mi ignorancia, es otro claro caso de manipulación ideológica por parte de las emisoras: evitar dar ideas a la población que habla y/o ama y/o promueve el paraguaiñe'ẽ, para exigir los derechos que corresponden al idioma primero de la Nación. Siempre recordaré, como una muestra de enajenación nacional, que para Radio Ñanduti es noticia la recuperación de una ave en Estados Unidos o el encierro de inmigrantes en una iglesia en Barcelona, pero no la protección de la fauna paraguaya o experiencias lingüísticas que podrían ser útiles para el paraguaiñe'ẽ y para Paraguái.

De nuevo, saquen sus propias conclusiones.

Joan Moles
paraguai-paraguay@telefonica.net


EL PERIÓDICO DE CATALUNYA

LA PLURALIDAD CULTURAL EUROPEA // EL ACUERDO

La UE aprueba el uso del catalán sin darle rango de lengua oficial

El Consejo de Ministros europeo permite que se utilicen los idiomas cooficiales en las instituciones. Los ciudadanos podrán dirigirse y recibir respuesta de los organismos en su lengua

Eliseo Oliveras
Luxemburgo / Enviado Especial

La Unión Europea (UE) aprobó ayer que el catalán, el gallego y el euskera puedan utilizarse en el Parlamento Europeo, el Comité de las Regiones y en el Consejo de Ministros europeo, pero rechazó la aspiración del Gobierno español de lograr que esos idiomas obtuvieran el estatuto de lenguas oficiales europeas. Los ciudadanos también podrán dirigirse en las tres lenguas cooficiales en España a las instituciones europeas y obtener la respuesta en el mismo idioma. El acuerdo fue adoptado por el Consejo de Ministros de Asuntos Generales de la UE en Luxemburgo.

El secretario de Estado de Asuntos Europeos, Alberto Navarro, no dudo en calificar de "milagro" el compromiso político alcanzado, aunque se queda por debajo de las reivindicaciones españolas. Las tres lenguas podrán comenzar a utilizarse en la UE en octubre, aseguró Navarro.

España no ha conseguido modificar el reglamento lingüístico de la UE, para incluir las tres lenguas como oficiales de trabajo, porque eso hubiera requerido una modificación previa del Tratado de la UE para incluirlos en la lista del artículo 314, según los servicios jurídicos del Consejo de Ministros europeo. El caso del gaélico, que sí ha obtenido el reconocimiento de lengua oficial es diferente, ya que estaba reconocido como lengua del Tratado de la UE desde 1973 por ser lengua cooficial en Irlanda junto con el inglés. Sin embargo, no tenía hasta ahora estatuto de lengua oficial y de trabajo.

Acuerdos Administrativos

El Gobierno se tuvo que conformar con una decisión política, que abre la vía a "acuerdos administrativos" con cada institución europea para el uso de los tres idiomas. España asumeþtodos "los costes directos o indirectos" de esas medidas. Para reforzar la fuerza política de ese compromiso, el Gobierno logró que sea publicado en el diario oficial de la UE.

El uso del catalán en las intervenciones orales en el pleno del Parlamento Europeo y del Comité de las Regiones, así como las eventuales intervenciones de un consejero autonómico en el Consejo de Ministros, deberán solicitarse con diez días de antelación para preparar la traducción simultánea. Navarro aseguró que esto no plantea dificultad en el caso del catalán, porque un tercio de los intérpretes de lengua española dominan también aquel idioma. El Consejo aceptó la fórmula del Gobierno español de referirse a tres idiomas, con la salvedad de que el catalán se denomina valenciano en la Comunidad Valenciana.

Cuando un catalán, gallego o vasco quiera dirigirse en su lengua a las instituciones comunitarias deberá enviar su escrito a la Secretaría General de Asuntos Europeos, que transmitirá el documento a la institución concernida, acompañado de una traducción al español elaborada en colaboración con las comunidades autónomas, según explicó Navarro. La respuesta de la UE efectuará el recorrido inverso: llegará a la Secretaría de Asuntos Europeos, que en colaboración con la comunidad autónoma afectada, traducirá la respuesta a la lengua del ciudadano.

El Gobierno también había pedido la publicación de las leyes europeas en el Diario Oficial de la UE en las tres lenguas. Sin embargo, el compromiso se limita a la difusión a través de las páginas oficiales de internet del Consejo de la UE de una traducción oficial a las mismas sin valor jurídico que aportará España.

Programa Lingua

El Gobierno obtuvo además la promesa de que la Comisión Europea presentará una propuesta para incluir los tres idiomas en el programa Lingua de apoyo financiero a la difusión las lenguas europeas. La incorporación requerirá la aprobación del Consejo de Ministros de la UE y de la Eurocámara. El ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, destacó que España ha logrado el acuerdo en "un tiempo récord de seis meses".

 

LA PLURALIDAD CULTURAL EUROPEA // LAS REACCIONES

El Govern considera un "paso histórico" la decisión de la UE

Bargalló admite que la crisis europea le hacía temer un aplazamiento.
CiU juzga "positivo" el pacto pero lamenta que el catalán no sea lengua de trabajo.

Elianne Ros
Barcelona

El Govern saludó ayer el reconocimiento del catalán por parte de la Unión Europea. Aunque el conseller primer, Josep Bargalló, consideró que el acuerdo no recogía exactamente lo que pedía el memorando presentado por el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, lo calificó de "paso histórico", máxime cuando la Generalitat temía que la crisis que atraviesa Europa dejara la reivindicación lingüística aparcada en un cajón."No era un momento fácil para plantear una reforma", reconoció Bargalló en alusión al debate sobre el proceso de construcción de la UE abierto a raíz del rechazo de Francia y Holanda a la Constitución europea. El conseller primer subrayó que se trata de un avance "muy importante" porque resulta imprescindible para lograr el pleno reconocimiento, que pasa por incluir el catalán en el tratado constitucional. A su juicio, el acuerdo deberá permitir que España aplique el reconocimiento de las lenguas cooficiales en sus instituciones.

La presión de ERC

El partido de Bargalló, Esquerra, también calificó de "histórico" el acuerdo, aunque lo consideró "insuficiente" porque no se otorga al catalán, euskera y gallego el rango de "lengua oficial". El líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira, no dudó en atribuir el logro a la presión que ejerce su partido sobre el Gobierno de España. Con el acuerdo de la UE dio también por "cerrado" el contencioso sobre la unidad del catalán.

Al igual que Bargalló, el primer secretario del PSC, José Montilla, pasó de puntillas sobre esta cuestión y opinó que se trataba de un "gran avance" logrado gracias a la "unidad" de la propuesta española.Menos entusiasta se mostró el secretario general de CiU, Josep Antoni Duran Lleida. "Es una buena noticia, pero no todo lo buena que queríamos", dijo en relación a la falta de reconocimiento oficial. "Hubiese sido mejor que el catalán hubiera constado en el reglamento como lengua de trabajo", apostilló.

Críticas de Piqué

El único en ver la botella medio vacía, en lugar de medio llena, fue líder del PPC, Josep Piqué. Según el dirigente popular, el hecho de que la UE reconozca el uso del catalán pero no lo oficialice demuestra que tanto Pasqual Maragall y como Zapatero han "engañado" prometiendo "cosas que después no salen". A su entender, CiU, en cambio, ha "hecho el ridículo" al utilizar esta cuestión como "excusa" para cambiar su voto en el referendo de la Constitución europea.

 

EDITORIAL DE EL PERIÓDICO

La opinión del diario se expresa sólo en los editoriales. Los articulistas exponen posturas personales.

El catalán en Europa

El Gobierno español ha logrado más de lo que se podía esperar en plena crisis institucional de la UE.

El Consejo de Ministros de la UE aceptará que los ciudadanos puedan utilizar el catalán, el gallego y el euskera ante las instituciones europeas. Se logra el objetivo central que se fijó Zapatero hace un año, rompiendo las inercias que existían. Es un éxito para el catalán, a pesar de que no haya sido posible incluir ese derecho en la Constitución europea, como propuso inicialmente el Gobierno español, ni tampoco en el reglamento lingüístico de la UE. Y a pesar, también, de que la oficialidad plena, que era una petición prácticamente utópica teniendo en cuenta que no existe ni siquiera en las instituciones de España, fue descartada de entrada.

En plena crisis presupuestaria de la UE, tras una ampliación que ha disparado los costes de traducción, y cuando varios países comunitarios ni siquiera reconocen sus lenguas minoritarias, este paso adelante no ha sido fácil de conseguir para la diplomacia española. Estamos ante una prueba tangible de que Zapatero está comprometido de verdad con la pluralidad lingüística en el Estado. Ahora, para ser consecuentes, utilizar el catalán de forma parecida en el Congreso y el Senado debería ser, pronto, tan factible como va a serlo en Bruselas o Estrasburgo.


EL PAÍS

La UE aprueba la utilización de las lenguas cooficiales en ocho instituciones comunitarias

España financiará el coste de las traducciones, que ascenderá a 1,5 millones de euros anuales.

Ricardo M de Rituerto - Luxemburgo
EL PAÍS - España - 14-06-2005

Los ciudadanos que emplean las lenguas cooficiales españolas -catalán/valenciano, gallego y euskera- podrán dirigirse en ellas a las instituciones comunitarias. Europarlamentarios y representantes de Gobiernos autónomos podrán usarlas también en los foros de Bruselas, según el acuerdo alcanzado ayer por los Veinticinco en Luxemburgo. Una vez concluidos los necesarios ajustes administrativos, el nuevo derecho podrá ejercitarse a partir de octubre. La decisión fue tomada por el Consejo de Ministros de Asuntos Generales y Relaciones Exteriores, tras el pacto alcanzado por los embajadores.La aceptación de la petición que España elevó hace exactamente seis meses al Consejo fue presentada como "casi un milagro" por Alberto Navarro, secretario de Estado para la Unión Europea y gran impulsor de la propuesta. Para el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, fue "el mejor regalo que se podía hacer para celebrar el 20 aniversario de la firma de adhesión" de España a la entonces Comunidad Económica Europea (CEE).

Las autoridades españolas tuvieron que luchar hasta ayer por la mañana para que se reconociera su tesis de que "el uso de la lengua materna es casi un derecho humano", según explicó Alberto Navarro. Holanda fue el último país en retirar sus objeciones, después de que antes lo hicieran Austria y Francia.

Fue decisivo para acabar con esas resistencias el hecho de que las lenguas vernáculas estén reconocidas constitucionalmente como cooficiales en España y que el Estado español -a través de la Administración central y de las autonómicas- vaya a correr con los gastos adicionales que suponga el nuevo régimen, estimados por las autoridades españolas en un máximo de 1,5 millones de euros anuales.

Documentos y discursos

Las lenguas vernáculas españolas no son reconocidas como lenguas oficiales de la Unión Europea, aunque ayer se introdujo el irlandés (gaélico) en el reglamento que concede a ese lengua el carácter de oficial y de trabajo en la Unión y fija en 21 las lenguas oficiales de la UE (para España, el castellanop) a partir de 2007. Pero sí se podrán usar de forma oficial. Eso supone, como había pedido España, que los ciudadanos puedan dirigirse en su lengua materna a las instituciones; que haya traducción oficial de los documentos jurídicos importantes, aquellos aprobados por codecisión del Consejo y Parlamento Europeo, entre ellos directivas y reglamentos, y que se pueda hablar en las lenguas minoritarias en las sesiones plenarias de la Eurocámara, en el Comité de las Regiones y en el Consejo de Ministros, cuando acompañe al Gobierno un consejero autonómico. En total, serán ocho los órganos o instituciones comunitarias que admitirán el uso de las lenguas cooficiales españolas.

Ahora, España debe establecer acuerdos con las distintas entidades comunitarias. El Parlamento Europeo será el último con el que se negociará porque es donde mayor resistencia existe al agravamiento de la Babel europea.

El Gobierno tiene preparado el borrador de Real Decreto que atribuye a un órgano de la Administración, probablemente la Secretaría de Estado para Asuntos Europeos, la misión de coordinar el nuevo régimen de comunicación. Los ciudadanos que escriban a las entidades europeas en lengua vernácula deberán dirigir la carta a ese organismo, que remitirá a Bruselas el texto en la lengua original junto a una copia en español. El organismo responderá en castellano y enviará la respuesta al ente público español, que la traducirá a la lengua cooficial y la hará llegar al ciudadano.


DEIA

http://www.deia.com/es/impresa/2005/06/14/gipuzkoa/mundua/133188.php

La UE garantiza el uso del euskera en sus instituciones pero no su oficialidad

Los Veinticinco dieron luz verde ayer a un acuerdo que abre la puerta al uso oficial del euskera en la Unión Europea y sus instituciones, pero que no garantiza su oficialidad. Las medidas de reconocimiento podrían empezar a aplicarse desde el próximo mes de octubre.El euskera no será considerada como una lengua oficial de la Unión Europea pero su uso sí lo será, según el acuerdo alcanzado ayer por los ministros de Exteriores de la UE. En la práctica, este pacto se traducirá -una vez concluyan los acuerdos administrativos- en que los ciudadanos vascos podrán remitir sus peticiones a las instituciones comunitarias en esta lengua, los representantes políticos tendrán la posibilidad de dirigirse al pleno del Parlamento Europeo, al Consejo y a otros órganos comunitarios en ella y se traducirán los textos comunitarios más importantes.

El acuerdo llega seis meses después de que el Gobierno español presentara el memorándum de las lenguas, en el que pedía un mayor reconocimiento del euskera, catalán y gallego e incluso su oficialidad. Sin embargo, esto último no ha sido posible porque hubiera requerido la modificación del reglamento que regula el uso de las veinte lenguas que sí tienen carácter oficial en la UE. «Las modificaciones del régimen lingüístico sólo se han producido a través de los tratados de adhesión. Es difícil y requiere la unanimidad. Objetivamente no había ni interés ni apoyo de ningún Estado miembro», indicó el secretario de Estado de Asuntos Europeos, Alberto Navarro.

Para que los avances pactados puedan hacerse realidad, el Gobierno español deberá concluir acuerdos administrativos con cada una de las 8 instituciones y órganos europeos (Eurocámara, Consejo, Comisión, Defensor del pueblo, Tribunal de Cuentas, Comité de las Regiones, Consejo Económico y Social, y Tribunal de Justicia), así como con las comunidades autónomas afectadas. Según precisó Navarro, las medidas, que no tendrán valor jurídico, podrían empezar a aplicarse en octubre.


ABC

NACIONAL EDICIÓN IMPRESA - Nacional

http://www.abc.es/abc/pg050614/prensa/noticias/Nacional/Nacional/200506/14/NAC-NAC-029.asp

El uso de las lenguas autonómicas en la UE costará 1,5 millones de euros al año

Enrique Serbeto, corresponsal

LUXEMBURGO. Después de un esfuerzo diplomático extraordinario, el Gobierno español ha logrado que sus socios comunitarios acepten que las lenguas oficiales en algunas comunidades autónomas puedan utilizarse en ciertas circunstancias en las instituciones europeas, pero nunca como lenguas oficiales ni con valor jurídico. El coste de esta operación es de un millón y medio de euros anuales, pagado íntegramente por España. El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, consideró sin embargo que se trata de «un buen regalo de nuestros socios europeos» coincidiendo con el vigésimo aniversario del ingreso de España y que en el fondo «esa cantidad no es tan alta, porque representa el coste del funcionamiento diario de los sistemas de traducción de las instituciones europeas». Algunos piensan que además de este gasto, el acuerdo alcanzado ayer tendrá otro tipo de costes en las discusiones sobre el presupuesto comunitario.

Lo que el Gobierno pidió en diciembre fue que las lenguas autonómicas (cuatro nombres y tres textos, como se establece para evitar polémicas con el valenciano al que el Gobierno unifica con el catalán excepto en el nombre) fueran consideradas «oficiales de trabajo», pero la conclusión a la que se ha llegado es que sólo pueden ser «de uso oficial» y sin ningún valor jurídico. Las lenguas que pueden ser usadas deben estar reconocidas por las Constituciones nacionales o por los Estatutos. En España, por tanto, hay cuatro: catalán, valenciano, gallego y euskera.

El Gobierno ha de empezar ahora a negociar una por una con ocho instituciones comunitarias las modalidades concretas del uso de esas lenguas, de manera que se dificulte lo menos posible el funcionamiento normal en un entorno en el que habitualmente ya resulta muy complejo trabajar con veinte lenguas oficiales.

El país más beneficiado por estas gestiones, además de España, será Irlanda, que de este modo ha encontrado un pretexto para incluir el gaélico que era una lengua que si se había mencionado en el momento de la adhesión y que gracias a que se ha iniciado este debate, se añadirá a la lista de lenguas oficiales en 2007. Los más disgustados son los holandeses, y según fuentes diplomáticas, el presidente del Gobierno tuvo que llamar personalmente a su colega holandés para conseguir que aceptase esta propuesta. Holanda es el país más reticente a aumentar los gastos del presupuesto comunitario, lo que hace pensar que si ha habido contrapartidas se acabarán notando en lo que deje de recibir España en los próximos presupuestos comunitarios.

La previsión del Gobierno es aprobar lo antes posible un real decreto que establezca los procedimientos de tradicción, de manera que es posible que en octubre se puedan utilizar ya las lenguas cooficiales.

El Gobierno confía en el hecho de que un tercio de los traductores españoles ya conocen alguna de las lenguas autonómicas, de manera que no será necesario hacer más contrataciones. En cualquier caso, se tratará de «traducción pasiva», es decir que se traducirá lo que se diga en catalán u otra lengua española por un eurodiputado o un consejero autonómico, pero no se traducirán automáticamente todas las intervenciones.

Los partidos catalanes recibieron con satisfacción la noticia, si bien CiU y ERC insistieron en que, aunque «histórico», el acuerdo es «insuficiente». Las dos fuerzas nacionalistas consideran que se trata de un primer paso, que debe acabar con la consideración del catalán como «lengua oficial» en Europa. El líder de ERC, Carod-Rovira, se arrogó el mérito por la presión que su partido ha realizado sobre el Gobierno. El socialista José Montilla también atribuyó el éxito al peso del PSC.

 
Transcripto con autorización del autor - www.guaranirenda.com - 2005

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]