Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


Tópicos peligrosos

Barcelona, 24 de noviembre de 2005

El peligro, para el guaraní, del pensamiento circular negativo

Mba'éichapa.

Escucho la radio, paraguaya. Hablan del tema del guaraní a partir de una anécdota negativa sobre la lengua: el enfrentamiento entre el MEC y el Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní. (Yo, con el lóbulo malo de mi cerebro no lo haría mejor para destruir al guaraní: siempre escogería la noticias que presentasen el guaraní como algo pobre, inacabado, conflictivo, atrasado, problemático. Incluso haría más: alentaría el conflicto).

El tema, tratado en castellano –lo remarco, en castellano– se desvía rápidamente hacia los conocidos tópicos sobre el guaraní.

  • El guaraní se enseña mal.
  • Los escolares odian el guaraní.
  • El guaraní de la escuela no se parece al guaraní de la calle.
  • Hay más aplazados en guaraní que en cualquier otra materia.
  • Hay una disputa permanente en la ortografía.
  • Y bla, bla, bla.

Sólo se dice algo positivo entre tanto tópico negativo. Se reconoce que sí hubo persecución contra el guaraní y que se prohibió hablarlo. Pero es un reconocimiento de baja intensidad, inocuo, anecdótico: "Sí... un oyente llamó y dijo que se le prohibía hablar en guaraní". No es la asunción plena y la denuncia lacerante de una actitud extendida en la sociedad paraguaya promovida por los monolingües hablantes de castellano. No. El dolor lingüístico infligido a millones de paraguayos se trata como una anécdota, se rebaja su importancia, su dignidad, su horror, su reivindicación, casi su misma existencia.

Es malo, malísimo, pésimo que esta espiral de tópicos negativos contra el guaraní no se rompa. Si no se rompe este remolino de prejuicios, va a darse con el guaraní la paradoja de la profecía (de la mentira) autocumplida. Tanto y tan mal se habla del guaraní, que todo el mundo se va a convencer que es malo. Quien tiene prejuicios contra el guaraní encuentra en estos conductores y comentaristas una coartada "intelectual" a sus prejuicios; quien no tiene información ni criterio, duda y vacila sobre lo que sabe y termina "desconfiando" del guaraní; quien ama el guaraní, duda y se debilita, masacrado a diario por un discurso negativo, que le hace perder su vigor y su fuerza para trabajar por el país y por la lengua.

Asusta, desde fuera, desde la ignorancia, desde la no paraguayidad, que los paraguayos no vean el valor estratégico del guaraní. Tal vez sólo el guaraní, una política basada en un Estado que funciona en guaraní, pueda impedir que Paraguái se convierta "de facto" y tal vez "de iure" en un estado de Brasil, porque ya va en camino de serlo demográficamente y lingüísticamente.

Asusta que se destruya, de forma tan frívola, tan inconsciente, ¿tan premeditada?, la mayor baza, el sustento, el fundamento, la base de la soberanía nacional paraguaya. Asusta.

Alguien debería romper los tópicos negativos contra el guaraní. Y debería hacerlo ahora. Deberían difundirse (y generarse) argumentos positivos sobre el guaraní, porque los hay a decenas. No hacerlo es simplemente continuar machacando el guaraní y a sus hablantes. Lastimosamente esto no es ninguna novedad en Paraguái. Ninguna novedad.

¿Por qué en vez de reproducir tópicos negativos contra el guaraní no se intenta hacer radio, buena radio y en las franjas horarias de máxima audiencia, en guaraní? Y nos damos diez años para medir su incidencia sobre el guaraní. Quien no sepa guaraní que lo aprenda. (Consejo que me aplicaré a mí mismo en Paraguái).

Joan Moles
paraguai-paraguay@telefonica.net

www.guaranirenda.com - 2005

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]