Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


Medios de comunicación y guaraní en la escuela

Barcelona, 27 de febrero de 2006

Medición de comunicación y guaraní en el país y en el Mercosur.

Mba'éichapa,

Un excelente artículo, de 2004, de Pa'i Melià sobre medios de comunicación y guaraní en la escuela. Sólo podemos añadir preguntas sobre medios de comunicación y guaraní en la administración de Paraguái y en el Mercosur.

¿No les parece curioso / extraño / sospechoso / opinable que determinados medios de comunicación paraguayos no se hayan hecho todavía eco del reclamo de la plena oficialidad lingüística del guaraní en el Mercosur, un tema claramente de interés nacional? (De interés social, de interés económico y de interés político - estratégico).

¿Alguna vez han analizado a fondo cuáles son las lealtades lingüísticas y los intereses lingüísticos de los medios de comunicación paraguayos?.

Sin medios de comunicación en guaraní –prensa, radio, televisión–:

  1. ¿Cómo: "nacionalizaremos" a la población con un discurso propio, incluyente, paraguayo y para todos? (O lo hacen los paraguayos en guaraní, o lo harán los brasileños en portugués como ya hacen en la frontera).

  2. ¿Cómo culturalizaremos a la población y permitiremos con ello su progreso social y económico y su mayor participación en la sociedad?.

  3. ¿Cómo daremos valor económico y social a la lengua guaraní?.

  4. ¿Cómo extenderemos entre toda la población un modelo apropiado estándar de lengua guaraní escrita y oral igual como se hace con el modelo del castellano?.

  5. ¿Cómo se construirá un país para todos, donde todos SEPAN guaraní y castellano?.

Poañua.

Joan Moles
paraguai-paraguay@telefonica.net

PS. Escribe un/a paragauayo/a:

«Cuando estaba en [...] coincidí con una charla sobre "El bilingüismo en el Paraguay". Lo que más me llamó la atención no fue el resultado del Censo del '92, sino que las autoridades "se sorprendieron" al verificar que el porcentaje de 80 y algo por cien de guaranihablantes no había bajado a pesar de que en la capital ni en el gobierno se lo utilizaba (a causa de su prohibición).»

Empiecen a preguntarse sobre dónde están las lealtades lingüísticas de sus elites económicas, políticas, de los medios de comunicación, y qué quieren realmente para el guaraní. El/la comunicante no dice “se alegraron, se entusiasmaron, se felicitaron” por los datos. No. Dice: “se sorprendieron”, y pueden pensar que se sorprendieron desagradablemente.


IDIOMA GUARANÍ, IDENTIDAD PARAGUAYA, RESISTENCIA POPULAR

29/07/2004. El antropólogo Bartomeu Meliá, en polémica con editorial de diario paraguayo, defiende el idioma guaraní. Se trata de un tema clave ya que no es la primera (no será la última) que las oligarquías criollas nos anuncien que para alcanzar el "progreso" hay que destruir nuestras culturas e imponer la del imperio dominante.

Inútil monte, inútil pájaro campana.
A propósito de la lengua guaraní y su enseñanza

Escribe Bartomeu Melià, publicado en Revista Acción Nº 245 - Julio 2004, pp. 8 a 10, Asunción-Paraguay.
Reproducido del sitio www.cabichui.org.

Creo no interpretar mal el desordenado y sinuoso editorial del diario ABC de 5 de mayo de 2004, titulado: ”La enseñanza del guaraní no beneficia el desarrollo del país”, si digo que la proposición principal del escrito es la siguiente: ”el resultado de encuestas testimonian que hasta los alumnos de menor edad así como sus padres advierten la inutilidad del guaraní y sí la utilidad del inglés”. La conclusión no es simple, pero sí simplista. Es una versión nueva de la largamente repetida política de sustituciones que nos ha regalado la colonia y la mentalidad colonial tan actual todavía. La historia del Paraguay es una constante sucesión de intentos de sustitución, algunos conseguidos, otros frustrados. Para el país fueron más ventajosos los planes frustrados que los exitosos. Un plan frustrado de sustitución fue el de sustituir el guaraní por el castellano; no se consiguió. Ahora se acomete lo mismo desde otro ángulo: el inglés substitutivo. Y para ello hay que insistir en que el guaraní es inútil. El argumento es antiguo, con nuevo disfraz.

La sustitución

Con la llegada de los "otros" la sociedad primera fue invitada –perdonen el eufemismo– a sustituir su sistema de parentesco, su economía y su lengua. En fin, su cultura. Así el Paraguay entraría en la modernidad: la modernidad de la conquista y de la depredación que dominó el período.

Ahora, al cabo de años y siglos, no estamos seguros si hemos avanzado en algo. Esto es lo que supone el editorial al que nos referimos. Aquí no hay, dice, competitividad, ni capacitación ni tecnología. Y ¿cuál es la causa de tanta pobreza e indigencia? Antes se decía que porque no sabíamos castellano. Ahora porque no sabemos inglés. Y porque seguimos hablando guaraní, una lengua inútil. La solución lógica, si aceptamos los presupuestos del editorialista, está pues en aprender inglés. Es aquí donde uno se pregunta qué lengua hablan los pobres y miserables de Estados Unidos de América, sino el inglés; qué grado de desarrollo hay en países africanos de lengua inglesa como Nigeria. Y por otro lado, por qué hay desarrollo en Alemania, en Francia, en España, en el Japón o en la China, donde se sigue hablando alemán, francés, español, japonés o chino. Alguien dirá que el argumento no vale, porque hay que suponer que esas lenguas no son inútiles. En cambio el guaraní, sí.

Y ahí es donde entramos en la cuestión. Se quiere hacer pasar como dogma, lo que ni siquiera es probable: que el guaraní es una lengua inútil. La inutilidad del guaraní, y sí la utilidad del inglés.

Dentro de la lógica del editorial que comentamos, tendrían que abandonar como inútil su lengua los franceses, los alemanes, los japoneses, los chinos, los indonesios, los rusos. Alguien dirá que esto no lo dice el editorial. Pero sí lo dice, al insistir en un diseño de "monolingüismo estúpido", expresión que no me invento, pues ya viene de San Beda el Venerable (+735) en el siglo VIII. Los hablantes de inglés, los inteligentes, que los hay ciertamente y muchos, aprenden hoy otras lenguas. ¡Y cómo desearían saber el árabe, útil a su pesar!.

Que algunos de los países citados por el editorialista como Malasia, Tailandia, ciudades como Hong Kong o Singapur hayan desarrollado el aprendizaje del inglés, sólo muestra que se abren a otras posibilidades de comunicación, pero no que hayan sustituido su lengua por el inglés.

Tres mejor que dos

No se puede desconocer que el siglo XXI será el siglo de las culturas. La globalización en la uniformidad choca contra la mundialización de la diversidad. El proceso de reivindicación y fortalecimiento de culturas y lenguas propias y diversas no es del todo nuevo, pero en los últimos años se ha vuelto más actual. Acabo de asistir en el marco del Fórum Universal de las Culturas - Barcelona 2004, al X Congreso Linguapax: Diversidad lingüística, sostenibilidad y paz, del 20 al 23 de mayo. “La necesidad de preservar las lenguas del mundo y de frenar los procesos de sustitución lingüística que se están produciendo en todo el mundo, se ha convertido en una preocupación compartida por investigadores, expertos y líderes de muchas comunidades lingüísticas”.

El congreso se desarrolló en gran parte en inglés y en catalán, poco en castellano, algo en francés. ¿Es esto una pauta universal? No. Si el congreso hubiese sido en la China, en la India o en Indonesia se hubieran usado otras lenguas. Pero el hecho del catalán –o el hebreo, el finlandés, el vasco, el sueco o el checo y tantas otras– muestra que aún lenguas minoritarias acceden a mantener diálogos fecundos con lenguas más generales y se hacen respetar. Lejos están de pensar que su lengua es inútil. Mucho menos aceptan que se lo digan, aunque muestran más educación al escucharlo que el insensato al vociferarlo. No piensan de ningún modo en sustituir la lengua propia, que ahora desarrollan con terminologías modernas y estrategias adecuadas. Y gastan en mantener y hacer conocer la lengua mucho dinero, tiempo, talento y sabiduría.

Aún los monolingües de lenguas generales se sienten cada vez incómodos en su única lengua; y la palabra de orden en el mundo moderno es el plurilingüísmo; tres, mejor que dos, y cuatro mejor que tres, y veinte mejor que diez, aunque un grado tan alto de plurilingüismo no lo alcancemos todos.

¿Desarrollo por sustitución?

En realidad el pensamiento del cuerpo editorial de ABC no es promover el estudio del inglés, sino declarar la inutilidad del guaraní. Su modelo de sociedad es la competitividad, la capacitación y la tecnología. Pero si todos habláramos inglés, ¿nos entenderíamos mejor?, se preguntaba en el congreso citado Miguel Siguán, renombrado sociolingüista, que no ignora el inglés, ni el francés, ni el castellano ni el catalán. El diálogo no se establece al hablar todos una sola lengua y hacer callar las demás, sino en la capacidad de saber escuchar muchas.

¿Será que la intención del editorial de marras, a pesar de mal expresada y razonada, es la de decir que la enseñanza escolar del guaraní en determinados colegios y escuelas es actualmente perjudicial? Estamos en otro campo, entonces. Hay una enseñanza del guaraní que sigue siendo un relativo éxito; es la enseñanza que imparte la comunidad de hablantes que sigue hablando y consigue, sin escuelas y a pesar de las escuelas en algunos casos, que el guaraní se mantenga. Hoy hay probablemente más de cuatro millones de hablantes guaraní, que para la mitad de siglo XXI serán probablemente más de seis millones.

Si la Reforma Educativa del Paraguay se lleva un poco mejor y tiene algún éxito, habrá en el futuro más bilingües, pero no necesariamente más hablantes monolingües. Y los bilingües castellano-inglés habrá aumentado ligeramente su tanto por ciento.

El último canto

De momento, sin embargo, nos debatimos con otro problema. La ideología –la manía– del monocultivo cultural, promovido por un tipo de intelectual, a mi modo de ver, "varado en el tiempo y en el subdesarrollo", así como está contra la economía y el desarrollo del monocultivo agrícola y ganadero, verdadera causa del empobrecimiento del Paraguay, que pone en serio peligro la identidad y la soberanía.

Otra cuestión, es el modo de enseñanza escolar de la lengua, de cualquier lengua. Un periodista del mismo diario ABC, Jesús Ruiz Nestosa, apuntaba en su columna del 6 de mayo, “¿Sólo el guaraní?”, lo que representa de pérdida de tiempo para muchos niños y niñas su permanencia en la escuela. No sólo el guaraní está en la picota, sino las matemáticas, la historia, la economía, y cualquier materia.

El desempeño de los escolares en ambientes rurales donde se enseña guaraní es bastante satisfactorio. Es cuestión de didáctica y de mentalidad. Que no se sigan los mismos resultados en castellano, entre otras causas, se debe a que no es la lengua de la comunicación ambiental y a que los docentes lo aprendieron mal y no lo saben suficientemente.

Pero no nos preocupemos; día llegará cuando en la escuela debajo del mango, teniendo a la vista algún lapacho en flor sobreviviente de la deforestación general, los soldados, vueltos del Irak y “desocupados”, nos enseñen inglés. A lo lejos se escuchará el repiqueteo del último pájaro campana, de momento libre, pero que ya fue vendido y está destinado al Jardín Zoológico de Berlín.

Inprecor América Latina.

www.guaranirenda.com - 2006

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]