Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


Guaraní y su legislación

Barcelona, 14 de marzo de 2005

CARTA ABIERTA

Mba'éichapa pende pyhare todo el mundo,

Creo que nos anima a todos ver que podemos crear sinergias y que podemos hacer cosas. Como dice Su Salerno usando las palabras de Oscar Wilde: «Todos estamos en la zanja, sólo que algunos miramos las estrellas». Espero que nosotros, todos, estemos en la zanja y mientras trabajamos arduamente miremos las estrellas para recordar las altas metas que nos hemos fijado para Paraguái.

Quiero, deseo, anhelo, sueño que el Paraguái emprenda una auténtica política lingüística encaminada a convertir el avañe'ẽ en lengua nacional del Paraguái. Esto significaría que el Paraguái vivirá un día en avañe'ẽ, como Hungría vive en húngaro o Suecia en sueco, y que al mismo tiempo toda la población sabrá castellano, e inglés y portugués y...

Ahora bien, por la experiencia catalana, y vasca, y galesa, y... creo que se debe de elaborar una ley con consenso. Es básico, fundamental, la piedra angular de todo. La lengua no debe de ser arma política, nadie puede apropiarse la lengua de todos, no puede patrimonializarse de forma partidista. Si los paraguayos cometen este error se resentirá la lengua y la cohesión de la nación.

Consenso significa que todo el mundo debe ser invitado a elaborar la ley, que debe escucharse a todo el mundo y que el texto aprobado debe contar con el apoyo de la mayoría de formaciones políticas y actores sociales: iglesia, empresarios, intelectuales, etc. Esto no debe de significar, empero, hacer una ley débil, pobre e inútil. No. Nunca.

La ley debe de ser elaborado con la participación de todos y aprobada con el mayor consenso posible pero también necesita cuatro cosas más:

  1. Voluntad política de llevarla a cabo.
  2. Dinero para su ejecución.
  3. Actitud ejemplarizante de los gobernantes.
  4. Entidad normativa de la lengua y modelo de lengua.


1) Voluntad política de llevarla a cabo

En todos los países del mundo se aprueban muchas leyes. En los países serios se aplican. En los países menos serios son papel mojado.

La futura "Ley de la lengua guaraní", que no se preocupa y ocupa de la lengua por la lengua, sino que intenta que a través de la promoción de la lengua toda la población paraguaya se sume al progreso de la nación y asuma su tradición y su personalidad singular en el mundo debe de aplicarse. Si se aprueba sin la voluntad de aplicarse, será un golpe terrible para la lengua y los hablantes de avañe'ẽ y de hecho para todos los paraguayos, que se sentirán profundamente, una vez más, defraudados. Aprueben la ley y aplíquenla.

Dos recomendaciones:

  • "Conjúrense", de forma íntima, un grupo de ciudadanos, cuando la ley ya esté aprobado, para exigir una y mil veces su aplicación. No se cansen, amparándose en la ley, de enviar cartas y e-mails a las autoridades y a los medios de comunicación exigiendo la aplicación de ley. Y presenten decenas de denuncias ante las autoridades cuando la ley no se cumpla. Exijan, exijan, exijan. Les va en ello la lengua, el país, el desarrollo... la dignidad de todos los paraguayos.

  • Hagan una amplia, vasta y duradora campaña explicando la ley, lo que ésta persiga y ante todo combatiendo los prejuicios contra el avañe'ẽ y explicando que la normalización del avañe'ẽ es lo mismo que ha pasado con el alemán, el portugués, el castellano, el catalán, el italiano... Hagan mucha, mucha, mucha pedagogía. Trabajen codo con codo con los medios de comunicación, las escuelas, la iglesia, la policía, los intelectuales. Hagan, de corazón, de buena fe, creyéndoselo, mucha pedagogía.

  • Y asocien el avañe'ẽ a la modernidad. Miren la imagen de abajo. Quiero eso para el avañe'ẽ, hemos de querer que sea la lengua moderna de todos los paraguayos. Y no se avergüencen de venir de donde vienen, de ser como son... NO. Comparen. Pregunten como vivían los noruegos o los españoles hace cien años y verán en qué miseria material vivían. Miren fotos antiguas y verán qué rostros, qué casas, qué pueblos, qué ambiente. No se avergüencen de ser lo que son. Avergüéncense que el desarrollo no llegue a todo el mundo, de las desigualdades, de la corrupción, pero no de ser lo que son.

2) Dinero para su ejecución

Cuando elaboren la Ley de la lengua guaraní, prevean de forma realista una partida del presupuesto nacional para su aplicación en un plan decenal (sí, 10 años), o menos. "Dios proveerá" decimos, y en ello confío, pero proveamos los hombres también. Si se aprueba una ley sin dinero, se la condena a muerte. Busquen dinero bajo las piedras.

Estoy seguro que en alguna parte hay dinero para la lengua y para el progreso. Busquen también dinero y colaboración en el extranjero. Inténtelo. Si se creen lo que van a hacer, intentar desarrollar el país en avañe'ẽ, va a ser una cosa tan nueva y tan necesaria en Paraguái que seguro que atraeran simpatias y mucho interés. Y muchas hostilidades –nunca les miento–. Hostilidad de determinados sectores de España y de la hispanofonía.

3) Actitud ejemplarizante de los gobernantes

“La mujer del César no sólo debe de ser casta, debe de parecelo” dice la frase clásica. Sean los dirigentes, los políticos, los intelectuales, los altos ejecutivos, los administrativos, sean ejemplo para la nación. Hablen avañe'ẽ, escriban avañe'ẽ, asocien sus actividades al avañe'ẽ, impulsen el uso del avañe'ẽ. Ustedes ya saben inglés y castellano, aprendan ahora y usen el avañe'ẽ. Haciéndolo dignificarán el idioma y contribuirán a su normalización.

En todas partes del mundo las clases dirigentes, ricas, urbanas, ilustradas, son imitadas por las otras clases. Hagan lo que deben: ¡sean la clase dirigente de toda la nación!. Hagan como la clase dirigente de lengua sueca que adoptó el finés como lengua para unir y construir Finlandia. Sean patriotas. Verdaderos patriotas. Yo como ustedes estoy convencido de la utilidad que todos los paraguayos sepan el castellano y el inglés y el portugués y... si ustedes usan el avañe'ẽ, y viven en avañe'ẽ, y se parten el alma por el avañe'ẽ, tendrán autoridad moral para explicar la utilidad de saber castellano y que éste se enseñe, bien, en toda la nación.

Ahora el único ejemplo que se transmite es el de la deserción de la nación, el de la negación de lo paraguayo, el del odio al avañe'ẽ. Ahora, cuando hablan de oficialidad del avañe'ẽ, pero sólo hablan y sólo viven en castellano, no son creíbles. La gente humilde y las nuevas clases medias que hablan avañe'ẽ perciben claramente que para las clases medias y altas de Paraguái no hay coexistencia de las dos lenguas, no: sólo hay abandono del avañe'ẽ y adopción del castellano y del inglés.

Aprendan avañe'ẽ. Hagan el esfuerzo de amar el país.

4) Entidad normativa de la lengua y modelo de lengua

Miren, sé poco de esto. Disculpen mi ignorancia supina. Disculpen los errores. Perdónenme. Creo que ahora en Paraguái hay dos "presuntas" academias de la lengua guaraní (curioso, ilustrativo y elocuente que ninguna de las dos tenga su nombre en avañe'ẽ) que no son organismos oficiales; y al mismo tiempo el MEC, en funciones de suplencia y atorgándose un papel que alguien debe de hacer, hace de la academia de la lengua.

Hay países del mundo que no tienen "academia de la lengua" y otros que sí. Les recomiendo vivamente que creen de forma inmediata, con presupuesto, una academia del avañe'ẽ (el nombre en avañe'ẽ, por favor). Es algo que dará prestigio a la lengua. Otorguen toda la autoridad sobre la normativa de la lengua a la nueva institución.

  1. Inviten lingüistas de prestigio, paraguayos y extranjeros. Todos deben hablar, escribir, pensar en avañe'ẽ, a formar parte de ella.

  2. Incluyan a gente joven entre los académicos. Gente que quiere meter de lleno el avañe'ẽ en el siglo XXI haciéndolo una lengua culta, de Estado. Nada de militares octogenarios que quieren escribir como se escribía en las reducciones (el ejemplo es inventado).

  3. Incluyan entres sus miembros las diferentes sensibilidades (purismo extremo y jopara), pero asegúrense que tengan, de forma segura, la mayoría los partidarios del diálogo y de un avañe'ẽ culto sin llegar a un purismo exacerbado.

  4. Déjenles trabajar pero prohíbanles –exagero– que exporten / expliquen a la sociedad sus "peleas", sus dudas, sus vacilaciones, sus inseguridades... no se lo permitan en ningún caso. (La RAE, por ejemplo, no lo hace con el castellano). El avañe'ẽ escrito y adaptado a la modernidad es una "lengua tierna" que necesita ser mimada y protegida con esmero, no dejen que las diputas estériles, nominalistas, y a veces personalistas de los académicos, desprestigien la lengua y hagan dudar a sus usurarios. NO. Enfoquen el tema de forma política que quiera decir construyan una lengua, porque todo lo que hagan los lingüistas en realidad son arbitrariedades. La prioridad debe de ser construir una lengua.

    Una lengua malescrita puede sobrevivir, pero no una lengua polemizada, de lleno en el conflicto, en la disensión permanente. El inglés es hoy una lengua muy malescrita, su ortografía y su fonología no casan en nada, ni por casualidad, pero es una lengua fuerte y sana. Y lo mismo pasa con el francés y otras muchas lenguas.

    Y además sepan que sólo una, a lo sumo dos generaciones, se extrañarán de algo, pero la tercera generación lo encontrará todo normal, todo. Aunque creen miles de neologismos, y tendrán que hacerlo –por favor sean inteligentes y usen para esto, en algunos casos, las otras lenguas del Paraguái. Y para un extanjero que aprenda avañe'ẽ, le es y le será igual aprender "XX" o "WW", absolutamente igual, para él todo será nuevo.

  5. Dediquen a los académicos a trabajar en la ortografía y cierren el tema. Que trabajen en la gramática y la sintaxis (si es necesario opten por las soluciones más simples). Que trabajen en el diccionario normativo oficial. Que colaboren con el MEC y los medios de comunicación para hacer cursos para adultos y a través de los medios de comunicación. Liquiden el abominable jopara de ABC Color Digital.

  6. Empiecen a trabajar en informática y lengua. Es fundamental y urgente para introducir la lengua en las empresas y la administración. Las prioridades son: teclados de computadora, corrector ortográfico y diccionario para Ms-Word y otros procesadores de texto, y traductor avañe'ẽ-castellano / castellano-avañe'ẽ (esto, el traductor, será más largo). Exijan a Microsoft sus programas en avañe'ẽ. Ya existen en romanche, galés, catalán, vasco, irlandés, tamil y... ahora lo están haciendo para el quechua.

  7. Pidan consejo a otras lenguas que están pasando, o han pasado hace poco, por el mismo proceso. Les ayudarán, no será gratis, gustosamente. Aquí todos aprendemos de los demás.

Yo no sé nada, pero no tengo ninguna duda que debe de optarse por una lengua culta. El mismo debate, por ejemplo, se vivió en el caso catalán entre los siglos XIX y XX, para adoptar una ortografía moderna. La mejor opción es una lengua culta. La elección de una lengua vulgar, el jopara, termina desprestigiando la lengua. Una lengua culta no quiere decir el avañe'ẽ jesuítico, quiere decir crear desde la lengua misma. Esto lo hace todo el mundo: islandeses, noruegos, catalanes...

Una anécdota. Los responsables de adaptar los términos ingleses del golf al catalán adaptaron un 60 por ciento de ellos, y los demás los dejaron en inglés. En Quebec, provincia de lengua francesa del Canadá, adaptaron casi el 100 por ciento. Y lo mismo hace el castellano... que durante muchos años prefirió "güisqui" y hoy acepta o tolera "whisky/whiskey". ¿Por qué el avañe'ẽ debería de ser diferente, dentro de ciertos límites?. En este tema más que en ningún otro es donde la gente moderada –ni jopara ni avañe'ẽ jesuítico– tienen un papel a jugar.


Consejos, para introducir el avañe'ẽ en su vida cotidiana

  1. Contestador telefónico en avañe'ẽ y castellano.
  2. Tarjeta de visita en avañe'ẽ y castellano.
  3. Adhesivos en el auto en avañe'ẽ (alguien puede ganar dinero con la idea).
  4. Membretes y otras indicaciones de las hojas de la oficina en avañe'ẽ y castellano.
  5. Buzón de correo postal en avañe'ẽ y castellano.
  6. Nombre de los hijos en avañe'ẽ.
  7. Apúntense a cursos de avañe'ẽ.
  8. Cuando empiecen algo que implique algo escrito u oral nuevo, pidan siempre que haya versión en avañe'ẽ.
  9. Introduzcan pequeñas frases en avañe'ẽ en los SMS, en los e-mails (saludos, gracias, despedidas).
  10. Hagan comentarios favorables al avañe'ẽ, y nunca los hagan negativos o despectivos, o se rían de la lengua o de la gente que lo habla (acuérdense, pero que "la fe sin obras muerta es" lo que significa que deben de aprender avañe'ẽ).

Termino, envío el mensaje sin revisar, discúlpenme. Perdonen la perorata, el discurso, la paliza.

Apyta pohendúvo / Quedo a sus órdenes (porque ustedes son los propietarios del avañe'ẽ y del Paraguái).

Joan Moles
paraguai-paraguay@telefonica.net 

Transcripto con autorización del autor - www.guaranirenda.com - 2005

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]