Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


La amenaza de las "superlenguas" y las "superreligiones"

Barcelona, 26 de marzo de 2006

 

Mba'éichapa.

Perdonen el tono soez y vulgar que sigue.

M., presidente del país WRA, dice: “Todos los hablantes de la lengua tatetitotu son unos hijos de p... analfabetos y unos ladrones.” (La lengua “tatetitotu” tiene 1.500 millones de hablantes.)

N., presidente del país XRA, dice: “Todos los hablantes de la lengua mamemimomu son unos cerdos ignorantes y unos rufianes”. (La lengua “mamemimomu” tiene 1.000 millones de hablantes.)

Nota. No existen ni la lengua “tatetitotu” ni la lengua “mamemimomu”, ni hacen referencia a ninguna lengua en concreto. No existen ni el país WRA ni el país XRA, ni hacen referencia a ningún país concreto.

¿Qué aprendimos, la humanidad entera, del reciente conflicto provocado por las caricaturas sobre el profeta Mahoma, en un diario danés (y otros sitios)? Aprendimos algunas cosas sobre el debate entre la laicidad y la religiosidad, sobre el derecho a la libertad de expresión, sobre la acomodación de los extranjeros a las sociedades de recepción, etc.

Pero me gustaría destacar que lo que descubrimos, algunos, fue, con horror y pánico, la enorme amenaza que para el mundo representa la existencia de sólo tres o cuatro superreligiones que pueden polarizar, enfrentar, a la humanidad entera de forma rápida, estúpida e irreversible, y abocarla a un conflicto de unas dimensiones desconocidas. Es ésta una fragilidad de la humanidad.

En un época donde los medios de comunicación son tan importantes y tan inmediatos, basta que un loco, un fanático (para ganar elecciones, para ganar audiencia, para proteger sus negocios, por pura necedad y estupidez, por pura maldad), en cualquier parte del mundo agite la bandera del odio y la intolerancia religiosa contra otra superreligión, para tener la simiente de su superconflicto a escala mundial. Para tener un verdadero "choque de civilizaciones". El incidente de las caricaturas sobre el profeta Mahoma tuvo algo de eso. (Los europeos, muy laicos y muy "iconoclastas" con el propio cristianismo, que es la religión mayoritaria en Europa, no podíamos entender, de buena fe, la reacción del mundo islámico). Analicen, seriamente, qué pensaron, qué sintieron, qué dijeron, qué quisieron escuchar (qué medios de comunicación consultaron) durante ese conflicto.¿Dónde estábamos todos? ¡Cómo manipularon los sentimientos!.

Inmensas comunidades de creyentes de unas pocas superreligiones convenientemente manipuladas, desinformadas, azuzadas por agitadores del odio y la intolerancia, nos pueden sumir, a todos, en un desastre inmenso. Europa sabe mucho de esto: hizo la experiencia, interna y externa, de las guerras de religión durante siglos.

Seguramente, en una época en que la tolerancia religiosa "avanza" a pesar de todo, es mucho más seguro un mundo con trescientas religiones de tamaño medio, que un mundo de seis o siete superreligiones. Un caso de intolerancia religiosa –la humanidad es perfecitble, no perfecta– que enfrente comunidades de 50 millones de creyentes en cada "trinchera" es una amenaza menor para la humanidad que un enfrentamiento entre dos comunidades de 1.500 millones de creyentes en cada trinchera.

Tal vez, y de ahí el inicio de este mensaje, este paralelismo deba hacerse con las lenguas.

Los hablantes de lenguas "pequeñas" vemos la enorme intolerancia, y la disparidad de discursos, de las lenguas grandes: en un sitio "asesinas", en el otro "víctimas". En Estados Unidos, por citar un ejemplo, hay gente que percibe como una grave y seria amenaza el castellano. Sin comentarios. En los Países Bajos, a pesar que el aprendizaje del neerlandés es obligatorio también para los extranjeros, los neerlandeses = los holandeses se quejan que los anglófonos (americanos, neozelandeses, australianos, canadienses, africanos, británicos, irlandeses, etc), a grandes rasgos, no aprenden neerlandés, o lo medio aprenden a regañadientes y no lo asumen. Sin comentarios.

Si el mundo queda reducido a un puñado de superlenguas, esto aparte de la pérdida de conocimientos concretos que comportará, y de la pérdida de conocimientos todavía más esenciales y transcendentes, como entender cómo el ser humano crea el lenguaje y funciona con él, y cómo lo usa para "ver" el mundo de formas diferentes y "organizarlo" de formas diferentes, nos llevará / nos puede llevar a un combate por la hegemonía cultural (política y económica en realidad) de unas dimensiones colosales. Esto ya se da hoy en día a "pequeña escala".

Anécdota. Ayer, 23 de marzo, el Presidente de la República Francesa abandonó una reunión, en la Unión Europea, de forma breve pero solemne, pública e irada porque un francés hizo su intervención en inglés en vez de hacerlo en francés como debería hacer un buen “patriota francófono”. Sin comentarios. Al final [un enlace a] la noticia según LE FIGARO. Lean muy bien, muy atentamente, los dos párrafos aquí transcriptos (en francés :-) como no podía ser de otra manera). Ahí están los argumentos que el francés usa y usará contra el inglés en el mundo pero que no usará para defender en América el guaraní, y que ustedes deben usar y recordar al Canadá y al Quebec y a todas las leguas. Deben de ganarse su lugar.

El encuentro entre inglés, francés, castellano y portugués en América, o del castellano y el inglés en los Estados Unidos de América, prefigura escenarios "de negociación" (es un eufemismo), interesantes y dignos de ser estudiados para ver cómo reaccionan / reaccionarán las superelenguas entre ellas (ya sabemos que reaccionan mal con las lenguas pequeñas) en sus estrategias antagónicas de hegemonía expansiva.

El odio y la intolerancia lingüística se puede agitar con igual facilidad, intensidad, rapidez e irresponsabilidad –de ahí el inicio del texto– que el odio y la intolerancia religiosa. También tenemos innumerables, luctuosas experiencias, de eso en Europa. Las consecuencias fueron dantescas.

Un mundo de 6.000 lenguas, o de todas las que podamos salvar, es más seguro que un mundo de unas pocas superlenguas. Saben, la paradoja puede ser que cuando el mundo sólo tenga –con mucho dolor de mucha gente– unas pocas superlenguas, y se haya vuelto monótono y homogéneo, nos echarán en falta a las lenguas y a las culturas que ya no estemos. Debemos de evitar que eso pase.

Debemos, todos, aceptar –abandonemos discursos demagógicos, sólo románticos, acientíficos y por todo ello inútiles– que aprender lenguas es, no sólo eso pero también: difícil, lento, caro, y que sólo podemos aprender un número limitado de lenguas. No debemos ocultar la realidad. Pero al mismo tiempo, reconozcamos que la diversidad lingüística nos interesa desde múltiples vertientes.

Deben de invertirse muchos esfuerzos para:

  1. salvar la diversidad lingüística (explicando su valor, explicando como se puede vivir en una lengua y conocer otras, apoyando el multilingüismo, etc);

  2. facilitar nuevas herramientas (todas portátiles) de aprendizaje, de traducción automática, de interpretación automática;

  3. buscar "intercambios" lingüísticos más equitativos (el mundo no lo debe construir sólo el inglés, o el castellano, o el chino y sus culturas, o sólo Hollywood o Bollywood);

  4. si no nos satisface un mundo de superlenguas enfrentadas entre ellas en su expansión y asesinas de otras lenguas (chino, hindi, inglés, árabe, ruso, castellano, francés, alemán, portugués, etc), buscar alternativas, y ahí aparecen las lenguas artificiales... y sus posibilidades.

Todos tenemos mucho por hacer. Salvar el guaraní, sin renunciar a otras lenguas, es una de estas tareas.

Poañuã.

Joan Moles
Grupo de Google Paraguái ñe'ẽ
paraguainee-owner@googlegroups.com


Chirac toujours fâché contre "Seillière l'Anglais" ["Seillière EL INGLÉS"]
lefigaro.fr (avec AFP), 23 mars 2006, (Rubrique International).

[...]
Vendredi, le président est revenu sur l'incident, expliquant sa réaction, parce qu'il avait été «profondément choqué d'entendre un Français s'exprimer à la table du Conseil en anglais». «C'est la raison pour laquelle la délégation française et moi-même sommes sortis pour ne pas avoir à écouter ça», a poursuivi M. Chirac lors d'une conférence de presse à l'issue du Conseil. «La France a un grand respect pour sa langue. Elle se bat depuis longtemps pour affirmer la présence du français» aux Jeux olympiques, au sein de l'Union européenne et à l'Onu, a-t-il rappelé.

Il a estimé que «c'est l'intérêt national, c'est l'intérêt de la culture, du dialogue des cultures». «On ne va pas fonder le monde de demain sur une seule langue, donc une seule culture», a-t-il enfin déclaré dans une allusion à la suprématie de l'anglais. «Ce serait une régression dramatique», a conclu le président français.
[...]

Seillière parle anglais, Chirac part fâché
lefigaro.fr (avec AFP), 23 mars 2006, (Rubrique France).

www.guaranirenda.com - 2006

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]