Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


La Educación Bilingüe en la Reforma Educativa Paraguaya

Por: Ministerio de Educación y Cultura, 2004

Enlaces a páginas externas: Capítulo I - Capítulo II - Capítulo III

Capítulo IV: Los desafíos del guaraní en la educación formal

A. La utilización funcional del guaraní en los procesos de aprendizaje

    En toda instancia educativa se asumen decisiones con relación a las lenguas y a las variedades de las mismas que serán utilizadas en los procesos de enseñanza. La opción por la lengua y por la variedad correspondiente se realiza, generalmente, desde la perspectiva de la funcionalidad de dicha lengua para transmitir contenidos culturales, valores, hábitos, desarrollo de capacidades, etc. que corresponden al currículum.

    El actual sistema educativo ha optado por la utilización del castellano y del guaraní atendiendo a la realidad sociolingüística paraguaya. Con relación a la variedad de castellano y a la variedad de guaraní seleccionados, éstas se refieren a aquellas que son comprensibles para todos los hablantes de estas lenguas, con miras a la funcionalidad para los fines pedagógicos.

    En ese sentido, con relación al guaraní, se ha de optar por la variedad que favorezca el aprendizaje y responda con la mayor eficacia posible al conjunto de las necesidades comunicativas en la vida escolar y sociocultural de los educandos. Esa variedad es conocida como guaraní paraguayo, entendida como la lengua utilizada mayoritariamente por la población paraguaya en su comunicación cotidiana y susceptible de adaptarse fácilmente a las necesidades actuales del lenguaje oral y escrito porque no deshecha sus raíces ni se cierra a la evolución y a los cambios. La opción por el guaraní paraguayo se realiza, por sobre todo, para favorecer el aprendizaje significativo y de calidad. Aunque se subentiende que para el sistema educativo nacional no se podría, desde luego, haber seleccionado el guaraní mbya o el guaraní boliviano, se hace esta mención especial por cuanto que al interior de la lengua guaraní del Paraguay existen variedades que los hablantes, desde su percepción, han caracterizado con diferentes apelativos (Guttandín et al:2001)

    Ha de considerarse también el tratamiento que deben recibir el castellano y el guaraní para su uso en la educación. En este aspecto, el castellano, de larga tradición escrita y estatus socialmente definido, no presenta mayores inconvenientes. No sucede así con el guaraní, de larga tradición oral y poca experiencia de uso en el ámbito educativo formal. Es una lengua que aunque mayoritaria, ha sido por largo tiempo minorizada, y por lo mismo, requiere un tratamiento especial para su utilización con fines pedagógicos.

    A partir de esa realidad, surgen reflexiones acerca del concepto de lengua. Si se considera a la lengua como un sistema provisto de signos y reglas que estructuran el dinamismo de su funcionamiento, y como tal puede ser utilizada por el ser humano como instrumento de comunicación, se están aceptando implícitamente dos cosas: Que la lengua es dinámica por su propia naturaleza y que es un hecho social, y lo social significa cambio. Es decir, la posibilidad del cambio está inscripta en el propio sistema de la lengua.

    Se puede afirmar entonces que el guaraní, como toda lengua, está sujeta, en mayor o menor medida, a la acción del hablante que la utiliza en un tiempo o en un área geográfica determinados. Estas acciones se refieren a la permanente adaptación de la lengua a las necesidades sociales de los hablantes, produciéndose de esa manera un dinamismo constante en su corpus lingüístico: pérdidas, adaptaciones, adquisición de nuevos rasgos, etc. Por ejemplo, en el enriquecimiento de vocabulario, el cambio lexicológico afecta no solo lo conceptual sino a todo el andamiaje estructural de la lengua (fonológico, morfosintáctico, semántico, pragmático). En resumen: todas las lenguas cambian a través de los siglos para adaptarse a las nuevas demandas de los usuarios y en este sentido, el guaraní no es una excepción y no debe serlo; los cambios que sufren las lenguas a través de los siglos afectan su estructura, pero eso normalmente sucede a instancias de sus hablantes.

B. Características del guaraní utilizado en los textos del MEC

    La educación Bilingüe implementada en el Paraguay resalta la utilización del guaraní como lengua de enseñanza por constituir una innovación significativa del proceso de Reforma Educativa. Ello implica, así mismo, grandes desafíos para la lengua.

    El guaraní es una lengua que no tuvo la oportunidad de ser utilizada oficialmente en los procesos de enseñanza de las áreas del conocimiento científico. Por esta razón no surgió la necesidad de crear terminologías especializadas, en esta lengua, para cada ciencia. Posee, sí, un vasto campo lexicológico que permite decir todo en la lengua.

    Entendemos aquí que léxico se refiere a la palabra que utilizamos en nuestro lenguaje corriente y que no precisa de un estudio especializado para su comprensión; término, por su parte, se refiere a la palabra especializada de cada área del conocimiento, son las denominaciones de los conceptos desarrollados en las asignaturas académicas. Algunos ejemplos de términos son: paralelos, ángulos, raíz cuadrada, potenciación, etc.(área de Matemáticas), fotosíntesis, ecosistema, seres bióticos, etc. (área de Ciencias de la Naturaleza), paralelos, meridiano, península (área de Geografía), etc.

    La lengua guaraní posee recursos lexicológicos que permiten la construcción de conceptos con mucha precisión, pero no ha desarrollado la palabra para denominar dichos conceptos construidos. Es decir, carece de recursos terminológicos estandarizados para su aplicación en la enseñanza de las diversas áreas del conocimiento.

    Es en aspecto concreto que el guaraní necesita contar con términos para enfrentar el desafío de su inclusión como lengua de enseñanza. Para ello, se plantean básicamente dos alternativas de solución:

  • Crear términos a partir de sus propios morfemas (Esta es una técnica natural de enriquecimiento léxico de cualquier legua, y naturalmente, del guaraní).

  • Adoptar los términos ya estandarizados para cada área del conocimiento. (El préstamo es otra técnica a la que comúnmente recurren todas las lenguas para expresar contenidos culturales que no son propios de la cultura transmitida por la lengua receptora).

Ambas alternativas tienen ventajas y desventajas.

    Las ventajas de la fabricación de términos se refieren al enriquecimiento del vocabulario de la lengua y demuestran, por consiguiente, todas las posibilidades del guaraní para la creación de nuevas palabras.

    Las desventajas se refieren a las implicancias de la escasa difusión y, en consecuencia, la poca aceptación de estos vocablos. Además, en Paraguay aún no se cuenta con una instancia que planifique la normalización y la normativización terminológica. Las creaciones fueron realizadas por las personas encargadas de la elaboración de textos y otros materiales educativos, quienes sintieron la necesidad de utilizar vocablos que sean de la lengua misma, con la idea de independizar al guaraní del castellano. Sin embargo, este afán lleva, frecuentemente, a una dependencia mucho mayor, al crear términos cuya comprensión se logra únicamente recurriendo a su equivalente en castellano. Esto repercute en la poca funcionalidad del guaraní como lengua transmisora de conocimientos, lo que constituye, en esencia, la razón que justifica la inclusión de esta lengua en el sistema educativo.

    Así también, con la excesiva utilización del calco lexical, se pierde la particularidad de la estructura discursiva del guaraní.

    Además, ha de considerarse que para la validez de un término creado utilizando la técnica de la fabricación autóctona (afijando morfemas de la lengua), éste ha de reunir condiciones de:

  • Precisión, es decir, el término ha de reflejar exactamente el concepto al que denomina. En lo posible debe evitar ambigüedades.

  • Independencia, lo que implica que al leer el término se ha de comprender exactamente su significado sin necesidad de asociarlo a su equivalente en otra lengua para lograr su interpretación.

  • Valor semántico, es decir, al leer el término se lo ha de asociar directamente con su referente conceptual.

  • Normalización previa, es decir, el término creado no puede ser utilizado directamente en los libros sin haber sido publicado y consensuado por la mayor cantidad posible de especialistas del área temática en cuestión.

    Sin estas condiciones, los términos creados no tienen suficiente validez técnica.

    Debemos mencionar, sin embargo, que estamos en una fase de construcción del andamiaje que sostendrá la terminología del guaraní para su uso funcional en todos los ámbitos. Es muy normal y frecuente encontrar, cada día más, nuevos materiales, publicaciones, fascículos, etc. que plantean creaciones para el vocabulario ‘no tradicional’ del guaraní. Lo que para algunos representa un caos y una confusión, parece constituir, simplemente, una fase que inevitablemente hemos de atravesar hasta llegar a la consolidación de la variedad que consideramos funcional y equipada para dar respuesta a las necesidades comunicativas nuestras como hablantes. Y en este marco, no solo la proliferación de propuestas de neologismos, sino también variaciones en la escritura. El guaraní tiene diferentes representaciones ortográficas, lo que no significa, de ninguna manera que esto sea totalmente malo. Todas las lenguas naturales han pasado su fase de oscilación en la ortografía; para ello, baste recordar el título de una de las obras más conocidas del Padre Montoya: “Arte y Bocabulario de la lengua guaraní del Paraguay”, que refleja la oscilación ortográfica del castellano de la época.

    Entre las ventajas de la adopción de términos podrían mencionarse las siguientes:

  • Son más fácilmente entendidas.

  • No requieren capacitaciones especializadas para su uso.

  • Se formaliza una tendencia natural de los hablantes del guaraní paraguayo que consiste en incorporar préstamos lingüísticos para referirse a cuestiones culturales no tradicionales para esta lengua. Es de destacar que esta tendencia ocurre en todas las lenguas. Ninguna lengua es pura. Basta como ejemplo el castellano que para nominar aspectos que constituyen avances tecnológicos, recurre al inglés; éste a su vez recurre a otras lenguas para nominar otros aspectos culturales que no le son propios.

    Entre las desventajas de esta técnica podrían mencionarse las siguientes:

  • La excesiva utilización de esta técnica puede ir en contra de las posibilidades naturales del guaraní para crear vocablos a partir de sus propios morfemas.

  • Así mismo, se puede crear una situación en la que el guaraní dependa en demasía del castellano para la creación de términos.

    En este punto conviene volver a destacar que el guaraní posee ricas posibilidades lexicológicas. Lo que no dispone es de términos para nominar conceptos propios de las ciencias. ¿Qué posturas se han asumido al respecto?. A continuación se detalla el proceso seguido.

    En el primer y segundo ciclos de la EEB, para la modalidad guaranihablante, y en el segundo ciclo para la modalidad hispanohablante, se ha optado por la creación terminológica. Ello implicó grandes desafíos para los y las autoras de los textos quienes tuvieron que crear términos desde su propia perspectiva y entendimiento de la significación del concepto calcado al guaraní. Se recurrió en casi la totalidad de los casos a la creación de términos de forma, es decir, se recurrió a la utilización de los morfemas de la lengua para expresar el significado del término expresado en castellano (En los textos para la modalidad guaranihablantes llamados Mba'aporã para el 5° y 6° grados, sin embargo, se nota una tendencia hacia la adopción de préstamos ya, de hecho, integrados al guaraní).

    Esta postura ha sido revisada y modificada en el tercer ciclo, a partir de los siguientes planteamientos surgidos de investigaciones encargadas por el MEC, al Centro Paraguayo de Estudios Sociológicos (CPES: 1998) y a la Unidad de Investigación y Experimentación Educacional del Instituto Superior de Educación:

  • Los vocablos creados son utilizados exclusivamente en el ámbito escolar y no cuentan con otras instancias de socialización.

  • Como consecuencia de esta situación, el uso de dichos vocablos es resistido por los docentes y padres de familia.

  • Se generó una división en el uso de la lengua, hablándose de un guaraní de la escuela (difícil y poco comprensible) y un guaraní de la casa (lengua real, de uso cotidiano). El guaraní de la escuela influye poco en el guaraní de la casa.

    Otra situación que provocó un cambio de postura del MEC con respecto a las creaciones terminológicas en guaraní fue la siguiente:

  • No existe una instancia que normalice y normativice la creación terminológica en guaraní y esta tarea no puede dejarse exclusivamente a cargo de los/as autores/as de textos.

    Por tanto, la postura asumida con respecto al tratamiento de términos en guaraní, en el tercer ciclo de la EEB se resume en lo siguiente:

  • Tomar como referencia la lengua real, la lengua de comunicación funcional de los/las hablantes del guaraní.

  • Para denominar nuevos referentes culturales en guaraní, se ha de recurrir a la fabricación autóctona (léxico o término) utilizando, en la medida de lo posible, las raíces de la propia lengua sin caer en excesos que impidan la comunicación. Estas creaciones han de reunir condiciones de precisión semántica, pertinencia, funcionalidad e independencia lingüística. Cuando estas condiciones no están dadas, se recurrirá a la neología por préstamos.

  • Cuando se recurre a los préstamos:

    • Respetar aquellos que ya están integrados a la estructura sonora o morfosintáctica de la lengua y que ya forman parte del uso. Lejos de perjudicarla, esto le facilitará el enriquecimiento de su léxico. Estos préstamos han de cumplir con la normativa ortográfica de la lengua receptora.

    • En caso de apelar al uso de un complejo terminológico proveniente de otra lengua, introducirlo sin modificaciones ortográficas. Con un destaque en la tipografía ha de indicarse que el uso del mismo difiere de los anteriores por no integrar aún la estructura de la lengua.

    Estos criterios que tienen la intención de facilitar el desarrollo de aquellos objetivos de las diferentes áreas en la lengua guaraní, son desglosados en las orientaciones para la elaboración de los materiales educativos en guaraní.

    Esta postura asumida por el MEC data del año 1997, fue publicada en los programas de estudio de 3º ciclo en el año 1 998 y aplicada en los materiales educativos publicados a partir de 1999.

C. Orientaciones prácticas para la escritura en lengua guaraní.

    Para establecer cualquier normativa en cuanto a la escritura en lengua guaraní, es siempre conveniente considerar la tipología textual en la cual se utilizará esta lengua. Esto implica tomar en cuenta los requerimiento de las variedades específicas de lengua según el tipo de texto y el contenido del mismo que ha de ser transmitido en la lengua guaraní.

1. Por lo tanto, atendiendo a los criterios de la Tipología textual, se consideran aceptables los siguientes indicadores:

  • Los textos cuyos contenidos hacen referencia a elementos culturales paraguayos, si estos utilizan una variedad de guaraní con ausencia o mínima presencia de préstamos y fabricación autóctona de palabras para el tratamiento de dichos contenidos.
  • Los textos cuyos contenidos superan los límites de la cultura autóctona, que utilizan el guaraní como lengua de especialidad, admiten préstamos o fabricaciones autóctonas de palabras.

2. Características del DISCURSO GUARANÍ en los textos escritos:

    Se considera que los textos utilizan un guaraní que despliega sus características particulares y propias, cuando:

  • La manera de enunciación del texto evidencia la intencionalidad del autor o la autora.
  • Se construye atendiendo el predominio de los enunciados verbales sobre los enunciados de tipo nominal.
  • Permite visualizar la presencia constante de marcas que indican la forma en que se realiza el proceso enunciado en las palabras verbales o nominales (marcas aspectuales).
  • Refleja la presencia constante de marcas que indican la visión del enunciador con relación al proceso enunciado, en las palabras verbales, nominales o deícticas (marcas modales).
  • Demuestra las particularidades del uso de las marcas que indican el tiempo en que se enuncian las palabras verbales o nominales (marcas temporales).
  • Cumple con la normativa de ubicación sintáctica, adecuada de los especificativos nominales.
  • Utiliza palabras que indican adecuadamente el tema tratado y ya conocido por el lector o la lectora (deixis locutiva o cognitiva).
  • Demuestra una progresión adecuada del tema tratado según la naturaleza del contenido textual.
  • Evita la utilización de enunciados que reflejan las características de la construcción sintáctica propias del castellano (calco morfosintáctico).
  • Se redacta siguiendo las normas de organización textual propias de la tipología utilizada.

3. En cuanto a la forma de tratamiento de la CREACIÓN AUTÓCTONA de palabras:

    El vocablo creado:

  • refleja exactamente el concepto al que denomina. Evita las ambigüedades. (precisión semántica).
  • es comprendido sin necesidad de asociarlo a su equivalente en otra lengua (independencia semántica).
  • se asocia directamente a su significado real (valor semántico).
  • se escribe respetando la normativa ortográfica del guaraní.

4. En cuanto a la forma de tratamiento de los PRÉSTAMOS LEXICOLÓGICOS INTEGRADOS:

  • Las palabras integradas del castellano o de otra lengua al guaraní respetan la normativa ortográfica de la lengua receptora. Ej.: sáko.
  • Las palabras integradas del castellano o de otra lengua al guaraní son escritas con los grafemas de la lengua receptora que representen los sonidos más próximos a los de la lengua prestataria. Ej.: ovecha.
  • Las palabras del español escritas con X, CC, XC al ser incorporadas al guaraní, reemplazan los grafemas señalados por KS. Ej.: eksponénte.
  • Las palabras del español terminadas en consonante nasal, al ser incorporadas al guaraní mantienen su consonante final. Las primeras incorporaciones del castellano al guaraní se realizaban suprimiendo la consonante nasal final y reemplazándola por la vocal próxima nasalizada. Ese fenómeno ya no es actual, por lo que se procede de otra manera. Ej.: korasõ (antiguo) – akordeon.
  • Las palabras del castellano o de otra lengua con sonidos que el guaraní no posee ni puede representar de forma aproximada, se escriben incorporando dichos sonidos con sus respectivos grafemas, siempre que sean de uso extendido entre los hablantes. Ej.: odeve.
  • Las palabras con sílabas inversas, mixtas o compuestas integradas del castellano o de otra lengua al guaraní respetan la normativa ortográfica de la lengua receptora. Ej.: demokrásia.
  • Los elementos integrantes de un complejo terminológico (estructuras terminológicas que contienen más de un vocablo), en situación de uso independiente e integrados a la estructura fonomorfosintáctica de la lengua, respetan la normativa ortográfica del guaraní. Ej.: Universidad Católica (integra un complejo terminológico); pero: umi ikatólikava... (integrada a la estructura fonológica y morfosintáctica del guaraní).

5. En cuanto al tratamiento de los PRÉSTAMOS LEXICOLÓGICOS NO INTEGRADOS:

  • Las estructuras terminológicas que contengan más de un vocablo (complejo terminológico) se escriben con la grafía de origen y en tipografía cursiva. Ej.: Banco Interamericano de Desarrollo; Universidad Católica de Asunción...
  • Los nombres propios de cualquier índole se escriben con los grafemas de la lengua de origen. Ej.: Walter, Carolina, Sheyla... Sin embargo, no se considera error en caso de que algún escrito los incorpore adaptándolos a la grafía de la lengua receptora.
  • Las palabras provenientes del inglés y aún no integradas, en el uso, a la estructura fonomorfosintáctica del guaraní, se escriben con los grafemas de la lengua de origen.
  • Las palabras de origen latino y aún no integradas, en el uso, a la estructura fonomorfosintáctica del guaraní, se escriben con los grafemas de la lengua de origen.

6. En cuanto al tratamiento de la NORMATIVA ORTOGRÁFICA

    Utiliza el sistema alfabético que contiene los siguientes grafemas:

a – ã – ch – e – ẽ – g – g̃ – h – i – ĩ – j – k – l – m – mb – n – nd – ng – nt – ñ – o – õ – p – r – rr – s – t – u – ũ – v – y – ỹ – '

    Este sistema admite la incorporación de los siguientes grafemas para la escritura de préstamos lexicológicos integrados: d – f – ll, de esta manera:

a – ã – ch – d – e – ẽ – f – g – g̃ – h – i – ĩ – j – k – l – ll – m – mb – n – nd – ng – nt – ñ – o – õ – p – r – rr – s – t – u – ũ – v – y – ỹ – ' 

    Es posible, por lo tanto, considerar la posibilidad de que en la realidad, y luego de siglos de contacto, algunos sonidos del castellano hayan enriquecido efectivamente el sistema sonoro del guaraní. Se hace necesario y urgente aceptar la presencia de estos sonidos en el guaraní del Paraguay, representado a través de los grafemas d, ll y f en el sistema alfabético guaraní, para modernizar y actualizar nuestro alfabeto, y de esta manera responder a los desafíos de su utilización en los campos del saber científico.

    Al apropiarse el guaraní de un préstamo de origen foráneo, con un sonido que no tiene originalmente, sucede uno de estos fenómenos:

  • Se adapta el préstamo adecuando dicho sonido al más próximo que posee la lengua
  • Se incorpora dicho sonido al sistema sonoro de la lengua.

    Con este último recurso muchas lenguas, a través de los tiempos, han ampliado su repertorio sonoro. El guaraní no es una excepción. Al plantear el uso funcional del guaraní y evitar los conflictos de escritura con los préstamos adaptándolos a la grafía del guaraní, se normaliza una tendencia presente en esta lengua a través de su evolución a lo largo de los siglos.

  • Todos los grafemas de la lengua, según las necesidades de uso, pueden tener posición inicial, intermedia o final, incluido el puso. Ej.: 'áva – hi'áva.
  • Se grafica la presencia del puso en posición inicial con vocablos que inician con vocal tónica, que al ser modificados por índices de posesión en la tercera persona, manifiestan la presencia del puso en el marco del fenómeno denominado armonización glotal. Ej.: 'ára – hi'ára.
  • La tilde se utiliza cuando la vocal sobre la que recae la acentuación de la palabra no se encuentra en posición final. Ej.: opáma.
  • La marca nasal se utiliza según los requerimientos de la tonalidad nasal siempre que la vocal nasal forme sílaba con la consonante oral. Ej.: akã.
  • Los siguientes morfemas se afijan a las palabras nominales:
    - Prefijos: índices de posesión, nominalizador de palabras de tendencia verbal. Ej.: ijao
    -
    Sufijos: pluralizantes, temporales, modales, aspectuales, diminutivos. Ej.: ijaokue
  • Los siguientes morfemas se afijan a las palabras verbales:
    - Prefijos: número y persona, voz, forma negativa.
    - Sufijos: forma negativa, forma interrogativa (pa), temporales, modales, aspectuales.
  • El morfema de interrogación piko se escribe en forma separada del lexema nominal o verbal al que acompaña.
  • El morfema ramo se escribe siempre unido al lexema nominal o verbal al que acompaña. Las diferencias en la significación se dan a través de la tonalidad. Ej.: oúramo (condicional), ouramo (temporal).
  • Los lexemas verbales y sus modificadores se escriben unidos cuando sus límites están marcados por la negación discontinua. Ej.: ndouporãi – ndojapohetái.
  • Las siguientes palabras coordinantes van unidas a las palabras que las rigen: pe (me), gua, gui, re, 'ỹ, guy.
  • Las siguientes palabras coordinantes van separadas de las palabras que las rigen: 'ári, rupi, rehe, gotyo, ndive, rovái, jepe, guive, haĝua, ĝuarâ, rire, aja, peve (meve), jave.

    Estas consideraciones acerca de la normativa ortográfica del guaraní no contemplan, probablemente, toda la problemática que pudiera surgir a la hora de su escritura. Simplemente tienen el propósito de ofrecer directivas útiles para orientar la producción escrita de materiales en esta lengua, y de su uso en el aula.


Advertencia de Guarani Renda: Nosotros mostramos un total desacuerdo a esta nueva normativa, y no la utilizamos en modo alguno. Ponemos mayor énfasis en negar la violación de la estructura silábica del guaraní, que la introducción de nuevos fonemas.

Material proporcionado por Carlos Lugo Bracho - www.guaranirenda.com - 2005

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]