Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]


Anteproyecto de Ley plural

[Hecho por un grupo de actores sociales, coordinado por Tadeo Zarratea, 2005]

Que reglamenta los artículos 77 y 140 de la Constitución Nacional y crea los organismos encargados de la política lingüística nacional

El Congreso de la Nación Paraguaya sanciona con fuerza de Ley

Capítulo I
De las declaraciones fundamentales

Art. 1º. Del objeto de esta ley
La presente ley reglamenta los artículos 77 y 140 de la Constitución Nacional. Establece las modalidades de utilización de las lenguas oficiales de la República; las medidas para la preservación y promoción de las culturas y de las lenguas de minorías culturales indígenas, y crea los organismos que se encargarán de la política lingüística nacional.

Art. 2°. Del reconocimiento de competencias
El Estado asume el deber de establecer los derechos y obligaciones que, en materia idiomática, tienen los habitantes de la República y el mismo Estado, dada la coexistencia de varias lenguas en el territorio nacional y atendiendo al mandato constitucional de reglamentar las modalidades de utilización de las lenguas oficiales. En cuanto al funcionamiento interno de cada lengua, el Estado reconoce que debe ser regido por organismos autónomos de carácter científico.

Art. 3°. De la pluriculturalidad
El Estado paraguayo, por su condición bilingüe al servicio de una nación pluricultural, velará por el respeto, la preservación y el desarrollo de todas las culturas minoritarias y de todas las lenguas habladas en el territorio nacional por comunidades diferenciadas. Las mismas constituyen parte fundamental del patrimonio cultural de la nación.

Art. 4º. De la prohibición de discriminación por razones lingüísticas
Ninguna persona ni comunidad lingüística será discriminada ni menoscabada por causa del idioma que utiliza. El Estado protegerá contra esta forma de discriminación. Los ciudadanos y ciudadanas podrán demandar el respeto de este derecho ante los organismos administrativos y judiciales.

Art. 5°. De la igualdad entre las lenguas oficiales
Las lenguas oficiales de la República serán usadas, enseñadas y promovidas en condiciones de igualdad. El Estado removerá los obstáculos que dificulten la igualdad de trato o que tiendan a preservar la discriminación entre ellas.
El guaraní será de uso oficial, junto con el castellano, en los tres Poderes del Estado y en todas las instituciones públicas; será objeto de especial atención del Estado por su condición de emblema de la identidad cultural de la nación, instrumento de cohesión y unidad nacional, y medio de comunicación de la mayoría nacional.

Art. 6º. Del valor jurídico de las expresiones
Las expresiones o manifestaciones de los ciudadanos, formuladas en cualquiera de los idiomas oficiales, en forma oral o escrita, pública o privada, producen los mismos efectos jurídicos, sin necesidad de traducción a la otra lengua oficial.

Art. 7°. De la enseñanza de las lenguas oficiales
Las lenguas oficiales serán enseñadas en las instituciones públicas y privadas que integran el sistema educativo nacional, de conformidad con las pautas establecidas por los organismos creados por esta ley.

Art. 8°. De la alfabetización en lengua materna
El niño y la niña que habitan el territorio nacional, tienen derecho a recibir educación inicial en su lengua materna, siempre que la misma sea una de las lenguas oficiales del Estado. Para la alfabetización en lengua materna se realizará la detección e identificación técnico-científica previa de la lengua materna del educando, y luego se aplicarán los planes diferenciados de enseñanza.
Los pueblos indígenas utilizarán en la etapa inicial de la educación escolarizada sus respectivas lenguas y en los grados superiores de la educación escolar básica realizarán la transferencia a las lenguas oficiales de la República.

Art. 9º. De la política lingüística nacional
La política lingüística nacional será establecida atendiendo a las disposiciones de la Constitución Nacional y de la presente ley. Tendrá como objetivos: la construcción de un Estado bilingüe guaraní/castellano; la formación de ciudadanos capaces de hacer uso eficiente de ambas lenguas oficiales de la República, tanto en forma oral como escrita. Contemplará también la preservación de todas las lenguas y expresiones dialectales americanas habladas por colectividades humanas dentro del territorio de la República; la formación de ciudadanos que valoran el patrimonio lingüístico y cultural del país y asumen la multiculturalidad demostrando tolerancia y respeto por todas las manifestaciones culturales.

Capítulo II
De los derechos lingüísticos

Art. 10º. De los derechos lingüísticos personales
Son derechos lingüísticos personales de todos los habitantes de la República:

  1. Recibir educación inicial en su lengua materna, siempre que la misma sea una de las lenguas oficiales del país o una lengua indígena.
  2. Usar en forma oral y escrita en todas las situaciones, cualquiera de las lenguas oficiales de la República, y especialmente en las actividades culturales, docentes, literarias, laborales, profesionales, políticas y sindicales.
  3. Recibir información oficial en guaraní y en castellano de parte de las oficinas gubernamentales y de los medios de comunicación.
  4. Obtener respuestas en la lengua oficial de su preferencia de parte de los funcionarios públicos requeridos, cualquiera sea el tema; y también de los empleadores privados en temas laborales y administrativos relacionados con ellos en calidad de trabajadores.
  5. Prestar declaración judicial como imputado, procesado, testigo, informante, demandante o demandado, en la lengua oficial de su preferencia, con el derecho de que se transcriban sus declaraciones con fidelidad y sin traducción a ninguna otra lengua.
  6. Presentar solicitudes a las autoridades administrativas en forma oral o escrita; y formular denuncias, demandas, querellas y otras manifestaciones ante autoridades judiciales, en cualquiera de las lenguas oficiales.
  7. Ser reconocido como miembro de una comunidad lingüística diferenciada, si forma parte de una minoría cultural.
  8. Mantener su lengua y cultura propias, si forma parte de minorías culturales.

Art. 11º. De los derechos lingüísticos colectivos
Son derechos lingüísticos de la comunidad nacional:

  1. Que todos sus miembros entiendan, hablen, lean y escriban en ambas lenguas oficiales de la República.
  2. Que el Estado instale y mantenga un plan de educación bilingüe guaraní - castellano que abarque todo el sistema educativo nacional, desde la educación inicial hasta la universitaria.
  3. Que tenga la presencia equitativa de las lenguas guaraní y castellana en los medios de comunicación.
  4. Que cuente con servicios informativos y señalizaciones en ambas lenguas oficiales.

Art. 12º. De los pueblos indígenas
Los pueblos indígenas que habitan el territorio nacional tienen derecho, como tales, a recibir apoyo del Estado para que sus lenguas y culturas alcancen niveles y condiciones que garanticen su pervivencia y funcionalidad, como un medio para preservar y desarrollar su identidad étnica.

Art. 13º. De las minorías culturales no indígenas
Las minorías culturales no indígenas tienen, colectivamente, el derecho de contar con facilidades para acceder al conocimiento y uso de las lenguas oficiales de la República, sin perder el derecho de usar sus respectivas lenguas.

Capítulo III
De las lenguas oficiales en el ámbito público

Art. 14°. De las leyes de la República
Las leyes de la República serán dictadas en ambas lenguas oficiales del Estado. Al efecto las Cámaras del Congreso Nacional dispondrán de transcriptores y correctores profesionales, de modo que les permita aprobar las leyes en forma simultanea en ambas lenguas. Se dictarán igualmente en ambas lenguas los decretos, las ordenanzas, las resoluciones oficiales de los Poderes del Estado y las demás disposiciones normativas.

Art. 15º. Del uso en el ámbito Judicial
Se utilizarán tanto el guaraní como el castellano en la administración de justicia, y para el efecto la ley exigirá que los operadores de la justicia tengan la posesión plena de ambas lenguas oficiales en todas sus formas de uso para aplicarlas en las actuaciones judiciales según las necesidades. Las sentencias y resoluciones serán dictadas en la lengua oficial elegida por los litigantes o en la del litigante más afectado por las mismas.

Art. 16º. Del uso en las gestiones administrativas
Se reconoce a toda persona el derecho de utilizar el guaraní o el castellano en la formulación de solicitudes y otros documentos, así como en la tramitación de expedientes ante los organismos públicos nacionales, departamentales y municipales.

Art. 17º. De los documentos de identidad
La cédula de identidad, el pasaporte y los demás documentos de identificación personal, contendrán los datos en ambas lenguas oficiales.

Art. 18º. De las actas y los certificados
Las partidas y los certificados de nacimiento, matrimonio, defunción y demás documentos oficiales, serán inscriptos y expedidos en formularios que contienen ambas lenguas oficiales.

Art. 19º. De las etiquetas
Las etiquetas de los productos alimenticios, medicinales, industriales, culturales, artísticos, manufacturados y otros, estarán impresas en ambas lenguas oficiales.

Art. 20º. De los títulos académicos
Los títulos académicos de todos los niveles y modalidades del sistema educativo nacional, serán impresos en ambas lenguas oficiales y en un solo lado.

Art. 21º. Del uso en los formularios
Los formularios o formas para declaraciones juradas y documentos similares, así como los impresos y sellos oficiales utilizados en la administración pública, deben estar redactados en ambos idiomas oficiales.

Art. 22º. De la inscripción de títulos en los Registros Públicos
La inscripción de títulos, poderes, contratos, autorizaciones y otros documentos, se harán en los Registros Públicos en el idioma oficial en que el recurrente los ha formulado.

Art. 23º. De las copias
Los Registros Públicos podrán expedir copias de los documentos inscriptos en guaraní o en castellano o en ambas lenguas a elección del solicitante. En caso de duda sobre el significado o alcance del documento, se realizará la interpretación sobre el texto original.

Art. 24º. De las señales de tránsito
Las señales textualizadas, instaladas en la vía pública, estarán redactadas en ambas lenguas oficiales.

Art. 25º. De los avisos
Las comunicaciones y los avisos escritos colocados en espacios públicos y privados destinados al público, se harán en guaraní y castellano.

Art. 26º. De las rotulaciones
Las gobernaciones y las municipalidades promulgarán ordenanzas para que las rotulaciones de calles, señalizaciones, letreros comerciales, nominación de centros educacionales, culturales, recreativos, sociales, deportivos y religiosos, se expresen en ambas lenguas oficiales.

Art. 27º. Del respeto a la toponimia
Queda prohibido el cambio de nombre de poblaciones, ríos, cerros y otros accidentes geográficos actualmente existentes en guaraní y otras lenguas indígenas. Se recuperarán también los topónimos tradicionales que perduren en la memoria colectiva. Dichos topónimos serán escritos con el alfabeto propio de la lengua correspondiente.

Art. 28°. Del conocimiento del idioma guaraní para ocupar cargos públicos
En los concursos convocados para llenar cargos de jueces, fiscales, defensores públicos, docentes y otros que se ejercen en contacto con el público, cualquiera sea su naturaleza, se deberá tener en cuenta, entre los méritos y aptitudes de los postulantes, el conocimiento y la competencia en el uso del idioma guaraní, además de los requisitos establecidos por la Constitución Nacional y las leyes vigentes. Solo serán exonerados de esta condición los profesionales extranjeros con contrato temporal no mayor de un año no acumulable. Los funcionarios ya nombrados dispondrán de cinco años para adquirir la competencia en lengua guaraní.

Art. 29º. Del cumplimiento de la ley
El gobierno nacional y los gobiernos departamentales y municipales se encargarán del cumplimiento de la presente ley en el ámbito de sus respectivas competencias, con excepción de los que corresponden a los Poderes Legislativo y Judicial y a los organismos técnicos creados por la presente ley.
Todos los organismos deberán arbitrar las medidas necesarias para que, en un plazo de cinco años como máximo, se tengan cumplidas en su totalidad y plenitud las disposiciones de la presente ley.

Capítulo IV
De la normalización del idioma guaraní

Art. 30º. De la normalización del idioma guaraní
El Estado, la comunidad científica y la comunidad hablante del idioma guaraní, a través de los organismos y de los mecanismos creados por la presente ley, realizarán la normalización de la lengua guaraní en su variedad empleada por la población paraguaya a través de sus hablantes más competentes y por los escritores de la literatura paraguaya en guaraní.

Art. 31º. De la grafía
Dentro del proceso de normalización, y como capítulo fundamental del mismo, se establecerá el alfabeto del idioma guaraní, tomándose como base el alfabeto utilizado por la Convención Nacional Constituyente de 1992 en la versión oficial de la Constitución Nacional en guaraní. Dicho alfabeto deberá ser revisado y ajustado por el Instituto Nacional de Normalización de la Lengua Guaraní para representar con fidelidad los fonemas utilizados por los hablantes naturales del idioma.

Art. 32º. De la elaboración de obras fundamentales
La institución creada por esta ley en el ámbito privado se abocará a la elaboración del diccionario general de la lengua y de la gramática fundamental, los que serán sometidos a un proceso de renovación y perfeccionamiento constante, debiendo publicarse con todas las innovaciones por lo menos cada cinco años. Dichas obras serán editadas con el apoyo financiero de la entidad pública creada por esta ley y servirán como referentes en la enseñanza.

Art. 33º. Del enriquecimiento lexicológico
La autoridad idiomática creada por la presente ley se abocará al enriquecimiento lexicológico del guaraní. Catalogará permanentemente el léxico de uso general y actual; incorporando vulgarismos, hispanismos, extranjerismos, barbarismos, neologismos, neónimos, los arcaísmos recuperados y las palabras provenientes de los dialectos guaraní indígenas aceptadas por los hablantes. A este efecto contará con el asesoramiento de una Asamblea Nacional de Hablantes, constituida por delegados provenientes de todas las regiones del país y de los sectores culturales.

Art. 34º. De la gramática fundamental
La gramática fundamental tendrá como referencia las gramáticas existentes y pondrá de manifiesto la estructura morfosintáctica del guaraní actualmente hablado por el pueblo paraguayo. Incluirá todas las categorías léxicas del guaraní tradicional o clásico y también las nuevas categorías incorporadas por el uso social del idioma.

Capítulo V
De los organismos técnicos de aplicación

Art.35º. De la creación de los organismos
Como autoridades de aplicación de la presente ley en el aspecto técnico, créanse en el sector público la Secretaría Nacional de Política Lingüística (SENAPOL) y en el sector privado el Instituto Nacional de Normalización de la Lengua Guaraní, el cual contará con un órgano consultivo y de asesoramiento denominado: Asamblea Nacional de Hablantes del Idioma Guaraní.

Art. 36º. De la Secretaría Nacional de Política Lingüística
La Secretaría Nacional de Política Lingüística (SENAPOL) es una entidad pública autárquica de carácter técnico, constituida por la presente ley para formular e implementar la política lingüística nacional. Tendrá autonomía en la administración de los recursos públicos que se le asigne y se relacionará orgánicamente a los efectos administrativos y presupuestarios con la Presidencia de la República.

Art. 37º. De su competencia
Es competencia de la Secretaría Nacional de Política Lingüística (SENAPOL):

  1. Formular la política lingüística nacional de conformidad con las normas constitucionales, de la presente ley, de la ley general de educación y otras leyes pertinentes.
  2. Elaborar, aprobar y mantener actualizada una planificación lingüística para la nación en consonancia con la política lingüística, atendiendo a su situación de pueblo pluricultural y con bilingüismo guaraní castellano de envergadura nacional.
  3. Realizar y actualizar el inventario lingüístico del país y el censo de hablantes de todos los idiomas utilizados por comunidades de hablantes dentro del territorio nacional.
  4. Consolidar, ajustar y mejorar el sistema nacional de enseñanza bilingüe guaraní-castellano y promover la enseñanza de las lenguas indígenas.
  5. Realizar el registro oral y escrito de las lenguas indígenas que se hallan en vías de extinción.
  6. Ejercer la supervisión del curriculum aplicado por las instituciones educacionales públicas y privadas para la enseñanza de los idiomas y, especialmente, de aquellas encargadas de la formación de profesores en el área idiomática, debiendo hacerla en cooperación con el Ministerio de Educación y Cultura.
  7. Proponer proyectos y programas para el mejoramiento de la enseñanza de las lenguas en el sistema educativo nacional. Elaborar y editar materiales didáctico-pedagógicos.
  8. Velar para que la utilización de las lenguas oficiales del país no sea discriminatoria en perjuicio de una de ellas.
  9. Promover y patrocinar estudios científicos para la identificación y caracterización del guaraní y el castellano paraguayos como variedades idiomáticas propias del país, y la valoración y enseñanza de dichas variedades a fin de que sean asumidas por los compatriotas como signos de identidad cultural.
  10. Supervisar el uso de los idiomas oficiales en los formularios y documentos utilizados por los organismos oficiales, así como en los letreros, carteles y rotulaciones de calles realizadas por las municipalidades.
  11. Evacuar las consultas que formulan las instituciones y las personas sobre los aspectos lingüísticos, gramaticales y didácticos de las lenguas oficiales e indígenas del país.
  12. Promover entre los escritores la asunción literaria de modalidades lingüísticas que trasuntan el habla del pueblo paraguayo tanto en guaraní como en castellano.
  13. Formular anualmente el anteproyecto de presupuesto general de gastos de la SENAPOL y elevarlo al Poder Ejecutivo.
  14. Administrar los recursos que le asigna el presupuesto general de la nación.
  15. Realizar toda función administrativa que le sea encomendada por ley para el cumplimiento de sus objetivos.
  16. Coordinar gestiones y realizar contactos que tiendan a la ampliación de las relaciones internacionales en materia lingüística en la región.

Capítulo VI
De la composición de la SENAPOL

Art. 38º. De la Secretaría Nacional
La Secretaría Nacional de Política Lingüística (SENAPOL) estará constituida por un/a Secretario/a General y Directores/as de áreas. El/la Secretario/a General será nombrado/a por el Poder Ejecutivo de una terna propuesta por la Honorable Cámara de Senadores. Ejercerá la representación jurídica e institucional de la entidad y será nombrado/a por período de tres años con derecho de reelección. Los/las Directores/as de áreas serán nombrados/as por el Poder Ejecutivo a propuesta de la Secretaría General y de conformidad con las pautas establecidas para los cargos.

Art. 39º. De las condiciones personales
Para ocupar el cargo de Secretario/a General de la SENAPOL se requerirá como mínimo título de licenciado/a en letras o en lengua castellana, en lingüística, en lengua guaraní, en política lingüística, bilingüismo o similares, otorgado por universidades del país o debidamente revalidado. El postulante debe ser persona de reconocida trayectoria intelectual, ejercer de modo competente ambas lenguas oficiales y tener estudios realizados sobre la situación lingüística del Paraguay. Para los/las Directores de áreas se requerirán los mismos requisitos, pero deberán tener especialización en la materia específica que le corresponda administrar.

Art. 40º. De las Dependencias
La Secretaría Nacional de Política Lingüística contará, en principio, con las siguientes dependencias: Dirección de política y planificación lingüística, Dirección de investigación lingüística, Dirección de orientación pedagógica, y Dirección administrativa.

Art. 41º. De la calificación de los funcionarios
Los funcionarios de la SENAPOL serán eminentemente técnicos especializados en alguna materia relacionada con el estudio de la lengua; deberán ser además personas con capacidad para comunicarse oralmente y por escrito en ambas lenguas oficiales del Estado y poseer la especialización que requiere el cargo.

Capítulo VII
Del Instituto Nacional de Normalización de la Lengua Guaraní

Art. 42º. De la creación del Instituto
Créase el Instituto Nacional de Normalización de la Lengua Guaraní como entidad privada de servicio público. El mismo estará integrado por los más destacados investigadores, literatos, profesores y estudiosos del idioma guaraní en número no superior a cincuenta. Su plantel inicial de 25 miembros será constituido por la SENAPOL a través de concurso público de títulos, obras, trayectoria docente, méritos y aptitudes. Posteriormente dicho plantel ejercerá el derecho de coopción de sus futuros integrantes. El Instituto representa la soberanía del pueblo hablante del idioma.

Art. 43°. De las funciones honoríficas
Los miembros del Instituto ejercerán las funciones asignadas al mismo por la presente ley en carácter honorífico y no podrán ser separados por causas ideológicas ni políticas, de orientaciones científicas ni teóricas. En casos de graves violaciones de las leyes y de los principios que rigen la institución, el pleno podrá decretar la suspensión del miembro por un periodo de hasta cinco años.

Art. 44°. De la naturaleza del ente
El Instituto tendrá personería jurídica como persona del derecho privado domiciliada en la capital de la República. Su patrimonio se constituirá con los aportes de personas e instituciones de buena voluntad que desean promover el desarrollo de la lengua guaraní; tales como fundaciones, universidades, empresas nacionales y extranjeras, y organismos internacionales. Establecerá sus propios estatutos el que será homologado por la SENAPOL para su puesta en vigencia. Su patrimonio será inembargable. El Estado le proporcionará local para la sede en un edificio público y subvencionará su funcionamiento inicial a través de la SENAPOL.

Art. 45º. De su competencia
El Instituto Nacional de Normalización de la Lengua Guaraní tiene competencia para resolver asuntos relacionados con los aspectos fundamentales de la lengua en áreas tales como: el alfabeto, el léxico, la estructura morfológica, la estructura sintáctica, la variedad de lengua que debe ser cultivada, así como el aspecto pedagógico, todo ad referendum, es decir, sujeta a ratificación por la comunidad hablante, única soberana de la lengua, a través del uso social, colectivo, general y permanente.
Específicamente le compete al Instituto:

  1. Asesorar a la Secretaría Nacional de Política Lingüística (SENAPOL) en la normativización y normalización de la lengua guaraní.
  2. Aprobar, previa consulta con la Asamblea Nacional de Hablantes de la Lengua Guaraní y sobre las bases establecidas por el art. 31 de la presente ley, el alfabeto del idioma guaraní y sus modificaciones.
  3. Identificar los mecanismos más adecuados para el enriquecimiento lexicológico del idioma guaraní, en especial de aquellos que le permitan crecer y modernizarse sin alterar, esencialmente, su estructura fonética, morfológica y sintáctica.
  4. Investigar la estructura morfosintáctica de la lengua guaraní y los mecanismos de asimilación de hispanismos y barbarismos.
  5. Recopilar los vulgarismos registrados en los diversos sectores de la población hablante del idioma guaraní y aprobar su incorporación formal al léxico del idioma.
  6. Autorizar, en consulta con la Asamblea Nacional de Hablantes, la ampliación lexicológica y terminológica del guaraní, con la incorporación racional al diccionario general de la lengua de las palabras provenientes de variedades indígenas del idioma, los hispanismos, extranjerismos, vulgarismos, barbarismos, neologismos y neónimos.
  7. Elaborar y aprobar la gramática fundamental del idioma guaraní y sus modificaciones posteriores.
  8. Proponer a la SENAPOL proyectos de investigación lingüística de otros aspectos así como medidas para el cumplimiento de las disposiciones constitucionales y de las leyes protectoras del idioma guaraní.

Art. 46º. De la forma en que debe tomar resoluciones
El Instituto, al dictar y establecer sus estatutos, especificará los mecanismos a ser aplicados para constituir su mesa directiva, el sistema de elección, los requisitos que deben reunirse para la toma de resoluciones, el quorum legal, las formas de votación, el orden de los debates y otros aspectos. Las resoluciones que tome el Instituto, en consulta con la Asamblea Nacional de Hablantes, sobre aspectos esenciales de la lengua guaraní son inapelables. Las tomadas ad referendum de dicha Asamblea serán apelables ante la SENAPOL dentro del plazo de quince días hábiles.

Capítulo VIII
De la Asamblea Nacional de Hablantes del Idioma Guaraní

Art. 47º. De la naturaleza de la Asamblea
La Asamblea Nacional de Hablantes del Idioma Guaraní es un organismo de consulta y de asesoramiento del Instituto de Normalización; ejerce la representación de los hablantes del idioma en materias de uso práctico tales como las necesidades del idioma, sus modalidades de uso, las dificultades que encuentra en su desarrollo y en su difusión. Estará constituida por delegados nombrados por diversas instituciones culturales, científicas, municipales, religiosas, políticas y otras agrupaciones que hacen uso habitual del idioma guaraní en el desarrollo de sus actividades.

Art. 48°. De su composición
La Asamblea Nacional de Hablantes del Idioma Guaraní estará constituida por los Miembros del Instituto Nacional de Normalización, el/ la Secretario/a General de la SENAPOL y un delegado representante de cada una de las siguientes instituciones: el Ministerio de Educación y Cultura, el Instituto de Lingüística Guaraní del Paraguay, el Instituto de Educación Superior "Ateneo de Lengua y Cultura Guaraní", el Centro Paraguayo de Investigación Lingüística, la Asociación de Profesores de Lengua Guaraní, cada Universidad con carrera de lengua guaraní, cada parcialidad indígena de habla guaraní que habita el país, la Iglesia Católica, cada Iglesia inscripta en la Dirección de Culto, las instituciones de enseñanza castrense, las instituciones de enseñanza policial, cada Junta Departamental del país, cada Junta Municipal de la República, Autores Paraguayos Asociados, cada partido político inscripto en la Justicia Electoral, el Ateneo Paraguayo, cada gremio nacional de educadores, la Asociación de Radios Comunitarias, la Asociación de Locutores y Radioperadores del Paraguay, la Asociación de Escritores Guaraníes, el Sindicato de Periodistas del Paraguay, las organizaciones de mujeres, las organizaciones campesinas, las organizaciones juveniles. Integrarán igualmente los representantes de entidades y las personas invitadas por el Instituto Nacional de Normalización del Idioma Guaraní.

Art. 49º. De la naturaleza de las funciones
Los delegados representantes ante la Asamblea Nacional de Hablantes del Idioma Guaraní, ejercerán sus funciones en forma honorífica, pero los representantes de instituciones públicas tendrán derecho a que se les otorgue permiso con goce de sueldo de sus respectivas instituciones durante todo el tiempo que duren las deliberaciones de la Asamblea. Tendrán derecho a percibir viáticos de sus respectivas instituciones, así como de la SENAPOL los representantes de entidades privadas.

Art. 50º. Del perfil de los miembros
Los delegados representantes deben ser hablantes competentes del idioma guaraní.

Art. 51º. De su competencia
La Asamblea Nacional de Hablantes del Idioma Guaraní tomará resoluciones sobre asuntos sometidos a su consideración por el Instituto y éste someterá a su consideración, primeramente, aquellas cuestiones que resulten de estudios científicos previos, realizados por ella o por otras instituciones científicas o por personas de reconocida competencia en la materia. Los delegados podrán proponer por iniciativa propia temas relacionados con intereses regionales o sectoriales para ser incluidos en el orden del día.

Art. 52º. De las reuniones de la Asamblea
La Asamblea Nacional de Hablantes del Idioma Guaraní se reunirá en plenaria cuantas veces sea convocada por el Instituto.

Art. 53º. De la mesa directiva
La Asamblea será presidida por el/la Presidente/a del Instituto de Normalización de la Lengua Guaraní, o en ausencia de éste/a por uno/a de los/las Vicepresidentes/as. La Asamblea nombrará dos secretarios/as.

Art. 54. De las votaciones
Las resoluciones serán tomadas por mayoría simple de los presentes, siempre que la Asamblea se halle sesionando con el quorum legal, y salvo que la ley exija una mayoría calificada. Las votaciones serán secretas, pudiendo al efecto solicitarse la cooperación de la Justicia Electoral. El quorum legal mínimo se tendrá con la presencia de cincuenta delegados habilitados.

Art. 55º. De la ejecución de las resoluciones
Las resoluciones tomadas por la Asamblea serán entregadas al Instituto de Normalización para su aprobación, publicación, enseñanza y difusión, no siendo vinculantes para el mismo.

Capítulo IX
De las disposiciones finales

Art. 56º. Los organismos del Estado, señalados como autoridades de aplicación de la presente ley, darán participación en el proceso de aplicación de la política lingüística nacional a las instituciones privadas abocadas al mismo tema, y en concierto con ellas tomarán todas las disposiciones necesarias para su aplicación progresiva, de modo que en un plazo máximo de cinco años se alcance la plena efectividad de los derechos establecidos en la presente ley.

Art. 57º. Quedan derogadas todas las disposiciones legales que no guarden congruencia con la presente ley.

Art. 58º. Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Enviado por Joan Moles el 18/Abr/2006 - www.guaranirenda.com - 2006

Péva mboyvegua - Página anterior Péva riregua - Página siguiente

Principal ] Historia ] Fonología ] Gramática ] Antología ] Dichos ] Misceláneas ] Fotografías ] Enlaces ] Autores ] Correo ]